casarse con el tetris

Conoce a la mujer que quiere casarse con el Tetris

Noorul Mahjabeen Hassan es una joven de 22 años que pasa 12 horas al día jugando Tetris y ha confesado que desea casarse con el Tetris. Su relación comenzó en septiembre del año pasado y han sido inseparables desde entonces, incluso ha decido cambiar su nombre a Fractal Tetris Huracan.

La estudiante de Matemáticas de la Universidad de Florida, señaló en una entrevista al medio británico Metro que tiene una relación bastante íntima con el juego, duerme con su GameBoy y suele tener su casa llena de objetos con formas de las fichas del juego. Cada vez que puede tener algún tipo de interacción física con algún objeto inspirado en el juego, lo hace. Su casa está llena de cojines, dibujos y hasta discos duros inspirados en los Tetriminos.

Creo que el Tetris es realmente hermoso, es sobre la perfección y además estimula tu mente. Físicamente siento lo mismo que siente la gente cuando está en una relación, que con sólo mirarlo sabes que es el indicado”, dijo Fractal al medio británico.

Pero el Tetris no ha sido su única relación de este tipo, Fractal antes estuvo con una calculadora llamada Pierre, que lamentablemente terminó cuando se descompuso por un corto circuito. Ella dice que compro otra pero ya no fue lo mismo.

Me gustaba tocar sus botones, también con mi lengua. Me encantaba generar números al azar y multiplicarlos. Siendo una calculadora, era una relación muy intelectual, no podía ser de otro modo”, relató la joven matemática. Ahora sólo tiene ojos para el Tetris. “Creo que es hermoso porque trata sobre la perfección y estimula la mente. Tengo la misma sensación que otras personas cuando tienen pareja, cuando saben que han encontrado a su media naranja”, aseguró y concluyó que “No hago daño a nadie. ¿Cuál es el inconveniente? Piensan que es raro, pero si les pido que me den una razón para no estar con el Tetris, no pueden decir ninguna”.

Por muy extraño que esta historia parezca, lo cierto es que la historia de Fractal tiene una razón psicológica, ya que ella se identifica como parte de un grupo llamado Objetum Sexual, también conocida como objetofilia, que tal como suena, es la atracción sexual hacia los objetos inanimadosUno de los casos más famosos es el de Erika Eiffel, una atleta estadounidense que se hizo conocida por contraer matrimonio con la torre Eiffel. Luego, fundó OS Internationale, una comunidad online dedicada a todos y todas quienes se sientan identificadas con esta tendencia.

(Ver también: El trastorno por videojuegos es reconocido como un problema mental)

Comentarios

comentarios