Kingdom Hearts III

El primer gran estreno del año, en cuanto a videojuegos se refiere, es Kingdom Hearts III, la saga que comenzó hace 17 años y que por fin, regresa con toda su magia a nuestra consola favorita.

En Kingdom Hearts III volvemos a encontrarnos ante un juego de rol y acción en tiempo real en el que tendremos que recorrer diversos mundos inspirados en películas Disney mientras nos enfrentamos a todo tipo de enemigos en frenéticos y divertidísimos combates, subimos de nivel, buscamos tesoros, secretos y superamos una buena cantidad de mini juegos.

La historia comienza justo donde la dejaron Kingdom Hearts: Dream Drop Distance y Kingdom Hearts 0.2: Birth By Sleep – A Fragmentary Passage, con Sora intentando recuperar sus poderes tras casi ser poseído por Xehanort durante su examen para convertirse en Maestro de la Llave Espada.

Kingdom Hearts III

Kingdom Hearts III, es la culminación la historia del Buscador de la Oscuridad, centrada en el Maestro Xeanort, el principal enemigo de todos los lanzamientos hasta el momento. Sin embargo, esto no significa un final definitivo de la saga. Square Enix ha dejado la puerta abierta a nuevas aventuras.

En esta edición, los mundos de Disney han mejorado bastante con respecto a sus predecesores. Ahora los mundos tienen un tamaño más que considerable y la narrativa ha dado un salto de calidad muy importante. Esto se debe, en gran parte a las impresionantes y cuidadísimas secuencias de vídeo que resultan casi indistinguibles de las películas originales y que se toman su tiempo para contarnos las cosas bien, recreando con todo detalle las escenas más míticas de ciertas películas.

La jugabilidad de Kingdom Hearts II es una constante caja de sorpresas, ya que nos invitará a seguir jugando simplemente por el mero placer de ver qué nuevos desafíos, retos, combates y ocurrencias nos tienen preparado la gente de Square Enix.

Kingdom Hearts II, así como su edición de coleccionista, ya está disponible en Xbox One y PS4.

Comentarios

comentarios