Sexy por accidente

Famosa por sus monólogos, pero también reconocida por sus papeles en comedias cómo Trainwreck (escrita por ella y dirigida por Judd Apatow) o Snatched, Amy Schumer parece llevarse muy bien con todo lo que tenga que ver con humor. Y humor es lo que le sobra a su nueva comedia, Sexy por accidente, en dónde la veremos, una vez más, reírse de sí misma, aunque esta vez sea en la piel de Renee Bennett.

En la ficción, Renee Bennett (Schumer) sabe lo que es ser una chica promedio en un mundo de personas genéticamente hermosas. Después de caerse de una bicicleta estática y golpearse la cabeza, ella cree que un hechizo la ha vuelto increíble. Excepto que para el resto del mundo, ella se ve exactamente igual. La nueva confianza de Renee de repente la ayuda a escalar posiciones en la compañía de cosméticos para la que trabaja, recibiendo el respeto de su ídolo y jefe, Avery LeClaire (Michelle Williams). Finalmente, Renee se da cuenta de que “el hechizo” se ha levantado, pero a través del proceso, aprende que la verdadera belleza no está en la apariencia.

Hay un mensaje que yo quería transmitir sobre la confianza, y de dónde tiene que venir“, explicó Schumer sobre el enfoque en Sexy por accidente.

Sexualidad, racismo, machismo y “problemas de mujeres blancas” son algunos de los temas a los que la rubia neoyorkina se animó con más y menos éxito en sus diez años de carrera. Su talento ha sido reconocido en muchas oportunidades y en su corta carrera como actriz ha recibido 35 nominaciones a premios y ya ganó 17 distinciones.

Dirigida por Abby Kohn y Marc Silverstein, quiénes firman así su Opera Prima, y protagonizada por Amy Schumer, Michelle Williams, Emily Ratajkowski, Adrian Martinez, Kevin Kane, Ben Hopper, Lauren Hutton y Rory Scovel, Sexy por accidente (I Feel Pretty) está en exhibición en todas las salas del país a partir del 1 de junio.

Comentarios

comentarios