La Crucifixión

Crucifixión

Una periodista investiga la muerte de una monja durante un exorcismo. ¿Es el sacerdote encarcelado culpable de haber cometido un homicidio, o realmente perdió la batalla por el alma de la monja frente a una entidad demoníaca? Así es la premisa de Crucifixión, la cinta que dirige el francés Xavier Gens, culpable de otras obras cómo Hitman o The Divide.

Escrita por Chad Hayes y Carey W. Hayes (El Conjuro) y protagonizada por Sophie Cookson (Kingsman), Brittany Ashworth y Corneliu Ulici, la cinta está basada en los hechos reales ocurridos durante el exorcismo de Tanacu.

Sí, ese exorcismo sucedió de verdad, y sí, murió una monja durante el mismo. Sin embargo, los hermanos Hayes (Expediente Warren) nos mostrarán la historia a través de la periodista Nicole Rawlins, que será la encargada de investigar si el asesinato fue a una persona mentalmente enferma o, por el contrario, las acusaciones son falsas y simplemente perdió la batalla contra una presencia demoniaca.

Maricica Irina Cornici es el nombre de la monja que falleció en el 2005 causando mucha polémica en los principales medios informativos. En aquel entonces, La joven de 23 años acabó su vida amarrada con cadenas a una cruz de madera y amordazada, después de pasar seis días sin agua ni comida en el monasterio Santa Trinidad de la localidad de Tanacu, al noreste de Rumania.

Según relata el Padre Daniel Corogeanu, el encargado del exorcismo, en una entrevista que publica el diario Evenimentul Zilei, la conducta de Maricica era violenta, echaba espuma por la boca y rechazaba el agua bendita, por lo que tuvieron que inmovilizarla y tratar de curarla mediante oraciones.

Los médicos forenses precisan que la muerte de la joven se debió a una insuficiencia aguda cardio-respiratoria, asfixia mecánica, otros traumas y deshidratación, asociados a un ataque de esquizofrenia. “Es un acto abominable y una práctica bárbara“, dijo a la prensa el portavoz del Patriarcado de la Iglesia Ortodoxa Rumana, Costel Stoica en su momento, quien añadió que lo sucedido “carece de precedentes en la historia de la vida monástica oriental”.

Al leer la noticia, los hermanos Hayes empezaron a investigar y decidieron llevar al cine esta historia que enfrenta ciencia y religión. “Nos fuimos interesando más por el caso al ir informándonos mejor sobre las teorías de cada una de las partes: los médicos sostenían que la monja sufría esquizofrenia, mientras que los sacerdotes estaban convencidos de que estaba poseída”, comentan los hermanos Hayes. No fueron los únicos impresionados por la historia. “La historia me pareció alucinante (…) Nos hemos pegado a los hechos reales y al entorno todo lo que hemos podido. La historia real es horrible y da muchísimo miedo. Hemos colaborado con actores locales para darle un toque de realismo y presentar los hechos tal y como ocurrieron”, añade el director Xavier Gens.

Crucifixión llega a cines a partir del viernes 1 de junio.

Comentarios

comentarios