Cómprame un revólver

Cómprame un revólver, del director mexicano-guatemalteco Julio Hernández Cordón, retrata la sociedad brutalmente violenta y misógina de un México “distópico”, atrapada entre carteles del narco, un desgarrador y triste reflejo del México de hoy, que, desafortunadamente, parece ser, también, el del mañana.

En un México atemporal, en donde las mujeres están desapareciendo, una niña llamada Huck usa una máscara para esconder su género. Ella ayuda a su padre, un adicto al crack que vive atormentado, a cuidar de un campo de béisbol abandonado en donde los narcos se reúnen a jugar. Su padre intenta protegerla como puede. Mientras Huck, con la ayuda de sus amigos —un grupo de niños perdidos que tienen el poder de camuflajearse en el desierto— tiene que luchar para sobrepasar su realidad y combatir al capo de la zona.

La película es un homenaje muy extraño a las cosas que me gustaban de niño y a las historias de Mark Twain y Mad Max”, ha dicho el director, Julio Hernández Cordón, en entrevista con Gatopardo. El cineasta eligió a sus hijas de 10 y 14 años para protagonizar la cinta. “Les dije: vamos a escribir una carta a otros niños sobre lo que se vive en México”, compartió. “Quiero que ellas resistan para que tengan la posibilidad de cambiar las cosas”.

El resto del elenco lo forman actores no profesionales como Matilde Hernández, Sostenes Rojas, Mariano Sosa o Rogelio Sosa, quienes aparecen en la cinta como resultado de un casting que se hizo principalmente por Facebook.

Díganle a sus políticos que ya es hora de legalizar las drogas, porque México ha puesto ya demasiados muertos”, ha dicho en los festivales de Cannes y San Sebastián, donde su película se presentó antes de llegar a México. “Parte de la violencia que existe es debido a eso, así como a la corrupción y la impunidad, y creo que uno tiene que ser sincero y hablar del tiempo en el que le tocó vivir”, dijo Hernández.

Viviendo con el Enemigo, pasión y traición con Keira Knightley y Alexander Skarsgård 

De acuerdo con Hernández, la intención de la película fue problematizar “cómo la paternidad, aunque no sea perfecta, no quiere decir que no sea amorosa, que no esté presente. Quise hablar sobre eso y lo fui descubriendo poco a poco”.

Cómprame un revólver ya está en Cinépolis desde el 10 de mayo.

Texto: Etto Santana

Comentarios

comentarios