Disney adaptara sus clásicos animados, pero con actores

Disney adaptara sus clásicos animados, pero con actores

Disney no descubrió el hilo negro. La famosa compañía no creo a Ariel, ni a Blanca Nieves, ni a Pinocho ni a Mulan ni a Peter Pan, pero sí hizo el deleite de familias por generaciones y mucho negocio, tomando cuentos de hadas y convirtiéndolos en exitosas películas animadas.

Mientras otras compañías de animación le robaban el pastel, como Pixar ganándole la taquilla, decidió “refrescar” lo que tenía en su catálogo y hacer versiones de aquellas grandes películas pero ahora con actores de carne y hueso.

La estrategia es la siguiente, cuando se pueda serán sólo actores los protagónicos como en La Bella y la Bestia, que será más o menos como Maléfica, y solo los objetos de la mansión serán animados, y cuando no, cuando los personajes sean animales, como El Rey León, habrá una animación hiperrealista, al estilo El libro de la selva. No por nada le encargó a Jon Favreau, el director de la historia de Mowgli, la adaptación de la aventura de Simba. Y, ya que estamos, también habrá secuela de El libro de la selva.

El asunto es que como muchas de sus películas son historias cuyos derechos ya son públicos -Disney no creó a Dumbo, ni a Cenicienta, ni a la Bella ni a la Bestia, etc.-, habrá filmes de otras compañías que competirán con las del estudio de Mickey Mouse.

Como Pinocho. Hay tantos proyectos que ya uno no sabe si el que Robert Downey Jr. quiere producir e interpretar a Gepetto le ganará al de Disney. Peter Pan, prevista para 2019, ha tenido otras versiones que se estrenaron antes, y habrá más.

Mulan, tendrá una película de Disney y parece que otra de Sony Pictures. Basada en el cuento de Robert D. San Souci, que a su vez refería a la leyenda china de Hua Mulan, generó controversia cuando se filtró que en el primer esbozo del nuevo guion habría un personaje occidental, “un comerciante de unos treinta años ayuda a defender a China después de enamorarse de Mulan”. Se aclaró que todos los personajes, incluido el interés romántico, tendrán los ojos rasgados.

Dumbo es un proyecto que se anunció dirigiría Tim Burton, quien ya hizo para la casa del ratón Alicia en el País de las maravillas. Y Prince Charming (Príncipe Azul o Príncipe Encantador) asumirá en tono de comedia las aventuras de este galán, prototipo del que enamoró a Blanca Nieves o La Cenicienta.

La Sirenita que prepara Disney competirá con A Little Mermaid, que dirigirá Rebecca Thomas para Universal.

El caso de Rose Red, que toma personajes de Blanca Nieves, es bien singular. Rose Red es un personaje creado por los hermanos Grimm y que aparece en varios de sus cuentos de hadas, pero sin relación alguna con Blanca Nieves ni con los enanos. Bueno, Evan Daugherty llevó la idea de que Red Rose es la hermana de Blanca Nieves, que se unirá a Gruñón y los seis mineros restantes a salvar a la princesa de cabello color de ébano después de que muerda la manzana envenenada por la madrastra.

Iba a haber una precuela de Aladino sobre el origen del Genio Azul, pero parece que ese proyecto quedó postergado por el remake de Aladdin que dirigirá Guy Ritchie. ¡Que lío!

Cruella será un spin-off, un derivado de Los 101 dálmatas, centrada en el personaje que interpretará Emma Stone. Ya tiene guionistas, pero no director.

En fin, y todavía faltan más películas por anunciarse.

Comentarios

comentarios