La Forma del Agua

La Forma del Agua (The Shape of Water) del director mexicano Guillermo del Toro, la cual se encuentra en las salas de cine de México desde el 12 de enero, ha sido la película cumbre de la obra del director mexicano. La cinta acaba de ser premiada como Mejor Película y Mejor Director en la pasada entrega del Oscar.

Ambientada en la época de la Guerra Fría en Estados Unidos, la trama da cuenta cómo en un laboratorio oculto de alta seguridad del gobierno, se encuentra en cautiverio un ser fantástico, un experimento secreto de dos patas, una cola y dos brazos.

Ahí trabaja la solitaria Elisa (Sally Hawkins), una mujer muda quien al lado de Zelda (Octavia Spencer) descubren un experimento clasificado como secreto. La Forma del Agua es la historia de amor entre una muda empleada de limpieza y una extraña forma en el agua dentro de un estanque de laboratorio.

Esta película fue presentada inicialmente en la 74° edición del Festival Internacional de Venecia del 2017 donde, Del Toro, fue reconocido como el primer mexicano en la historia en haber ganado el León de Oro a mejor película. Además, en la pasada entrega de los Globos de Oro, se llevó los galardones a Mejor Score Original y Mejor Director.

La Forma del Agua es un personaje muy sensible a las emociones, que le gusta comer huevos y escuchar música jazz. El personaje de Del Toro es un homenaje de la película ‘El monstruo de la laguna negra’ (1954). Al “gordo”, como se hace llamar y lo nombran sus amigos, le tomó tres años crear el personaje, de éstos, dos años fueron para diseñar y uno para probar cómo se vería al final la misteriosa criatura.

En palabras de Guillermo del Toro, la explicación de la película se reduce como simple pero delirante, como un cuento de hadas para tiempos turbulentos, un cuento de hadas para adultos. Fue una obra catártica para el cineasta; al definirla como “un ungüento para el alma para mí, no es que lo necesito el mundo, lo necesitaba yo. Necesitaba poder hablar del amor, necesitaba hablar de la gente invisible“.

El principal reto para la actriz Sally Hawkings fue darle vida a su personaje ya que al ser muda, tuvo que aprender el lenguaje de señas de la época, tomar clases con dos tutores y sobre todo imprimir la emoción para la historia de amor con la criatura.

(Ver también: Las películas más esperadas en este 2018)

Para el cineasta la música es parte medular ya que, al estar ambientada en los años 60 hacen su aparición canciones de la talla de Ella Fitzgerald, Billie Holiday, Frank Sinatra, Nat King Cole, entre otros. El diseño de la película evoca una era del cine de principios de los 50, a partir del cine clásico y los musicales.

Comentarios

comentarios