Todos somos Parásitos

Partiendo de la premisa que un parásito se alimenta de las sustancias que elabora un ser vivo de distinta especie, viviendo en su interior o sobre su superficie, con lo que suele causarle algún daño o enfermedad. Todos lo hemos sido.

Así es cómo llega a las salas de cine la cinta de Corea del Sur dirigida por Joon-ho Bong, la cual se estrenó en el festival de Cannes. Su director ganó dicho festival y hasta la fecha se perfila como una de las películas favoritas en las entregas de premios a nivel internacional. Los anteriores trabajos del director, Mother, Okja, Rompenieves… tienen como base una cruda representación de la realidad y el choque social. Pero hasta ahora ninguna había sido tan cruel. Tan es así que la frase «olor a pobre» te quedará marcada.

La historia nos narra la vida de la familia de Ki-taek quienes se encuentran sin trabajo y se interesan en el estilo vida de una familia acomodada, los Park. Un día, su hijo logra que le recomienden para dar clases particulares de inglés en casa de los Park . Se van metiendo poco a poco y ese es el comienzo de un engranaje incontrolable, del cual nadie será el mismo.

Joon nos ofrece un trabajo que va del drama al suspenso, terror y comedia. Con una idea original que cautiva a la audiencia durante las dos horas y 12 minutos que dura la cinta. Con personajes que no son unilaterales, simples pero a la vez complejos. Entrañables. Conocemos sus temores, sueños, anhelos. Cada personaje se convierte en un parásito.

Separa el día y descubre el por que tú y yo, hemos sido los parásitos de alguien más.

Texto: Etto Santana

Comentarios

comentarios