Soul la nueva película de Pixar

Soul, la nueva película de Pixar

Tiempos de incertidumbre e indiferencia son los que han rodeado a la humanidad en estos últimos pasajes de la historia, tan es así que incluso el cambio no aparece como alguna novedad, más bien como parte de un proceso.

Parte de estos cambios tienen lugar en el mundo del entretenimiento, en este caso los productos audiovisuales, más específicamente las películas, que ahora y al parecer, sufrieron un cambio en su formato para poder ser concebidas como parte del servicio de streaming que ahora inunda la industria del cine. Una de esas películas es Soul, la nueva entrega de Pixar Animation Studios, la cual parece reivindicar (de nuevo) el camino de la animación digital para este estudio.

Después de ser retrasada algunos meses,  finalmente Soul se estreno a través de la plataforma Disney+, y lo hace para convertirse en uno de los sucesos cinematográficos más importantes de este caótico 2020.

Desde que comienza la película y las luces se encienden para denotar el logo del estudio, la música suena un tanto diferente, un muro de ruido que pareciera estar desafinado, pero cuya melodía nos suena muy familiar, y es que, en resumidas cuentas eso es la película, algo que podemos percibir diferente, pero que sabemos que es parte de algo bueno.

La historia gira en torno a Joe Gardner, un profesor de música amante del jazz cuya meta es poder convertirse en uno de los máximos exponentes del género; y eso se ve impulsado por una oportunidad que él recibe para poder cumplir su sueño. Pero desafortunadamente Joe sufre un accidente que lo hará ir al más allá, y ahora deberá hacer todo lo posible por poder regresar y así cumplir su sueño.

No juzguemos la primicia antes de conocer la historia completa, puede que la película parezca ser una obra híper-ficticia, pero  un gran acierto de ésta cinta es que aborda planteamientos muy confusos y etéreos para tratarlos con una sutileza adecuada para todo público. Me refiero a abordar temas como el existencialismo o hasta plantear preguntas tan simples como ¿Porque/Para que estoy vivo?

Y es que el director de la película Pete Docter ya nos había dado algunos indicios de su calidez y maestría con la que aborda ciertos temas durante su filmografía, como es el caso del desprendimiento material y del pasado que maneja en UP (2009) o del manejo de las emociones y su vital importancia en Intensamente (2015), pero ahora las aborda de una manera interpersonal para así: (en palabras del propio director) «Mirar hacia afuera y descubrir cómo encajo en el mundo».

Aunque el guion no es tan brillante como el de su predecesora Intensamente, si tiene momentos de peso narrativo bastante bien construidos, teniendo como gran ejemplo el humor que se maneja, el cual es coherente con el tono y además ayuda a mantener el hilo de la historia. Además, los momentos más serios o profundos de la trama y que invitan a la reflexión del espectador, están tan bien planteados que para el momento en el que aparecen, no se sienten fuera de tono y cumplen su objetivo a favor de la historia.

La animación con sus tintes hiperrealistas, alcanza sus puntos más altos en las secuencias que se ubican en Nueva York y en su diseño de personajes, que pareciera que es una meta más a superar con cada nuevo proyecto de Pixar.

Mención especial es la que requiere la banda sonora de Soul, que adorna espléndidamente cada secuencia de la historia con el jazz de Jon Batiste así como la música instrumental de Trent Reznor y Atticus Ross, cuyo dúo, entre Mank y está película huele a Óscar.

Y es entonces cuando llegamos a las preguntas clave que se presentan en cada nueva obra de esta prestigiosa casa de estudios de animación.

¿Es una buena película? Si.

¿Es entretenida? Por supuesto.

¿Es de «calidad Pixar»? Bueno, esa pregunta se responde sola desde que comienza la primera secuencia de la película.

Y por último ¿Es «LA MEJOR PELÍCULA DEL AÑO»?

De eso no estoy completamente seguro, pero si tengo la certeza de que Soul tiene la narrativa, historia, belleza, el mensaje y el Alma necesarios para poder pelear por ese título.

Y aunque quizá, el formato en el que se concebirá está cinta en este momento no sea el más idóneo para poder vivir la experiencia completa, eso no le quita el peso emocional y los valores que cada secuencia le agrega a esta historia. Después de todo, yo creo firmemente que una gran obra es capaz de trasmitir un gran mensaje sin importar las barreras sociales, emocionales o en este caso digitales.

No queda más que seguir disfrutando de lo maravillosa que es esta gran obra, que a mí parecer y «a ojo de buen cubero» (junto a Intensamente) el tiempo se encargará de posicionarla como una piedra angular del estudio, una película que se convertirá en el nuevo «Clásico de Pixar», una historia que acompañará a los niños durante toda su infancia, cómo lo fue para algunos Toy Story, para otros fue Los Increíbles o en mi caso Ratatouille, para ésta nueva generación será Soul.

¡Brindemos por eso!

Soul ya disponible en la plataforma de Disney+

Texto: Omar Guajardo

Comentarios

comentarios