Entrevista con Dios

Una Entrevista con Dios

Cinépolis, a través de su ventana de contenido alternativo +QUE CINE estrenará en México y en exclusiva la cinta Entrevista con Dios.

Después de presentar con éxito cintas como Dios no está muerto 3, El corazón del hombre y Dios en el camino, llega a las pantallas de Cinépolis una película que pondrá a Dios en los reflectores haciéndonos reflexionar sobre lo que es realmente importante y en qué capacidad tenemos para escuchar y para perdonar.

La sinopsis dice que: “Al regresar a casa después de cubrir una guerra, el periodista Paul Asher lucha para lidiar con los efectos secundarios de sus experiencias, un matrimonio fallido y su fe en decadencia. Sin saber a dónde ir, se adentra en la historia de su vida: una entrevista con un hombre misterioso que dice ser Dios. ¿Qué le pregunta un inquisitivo reportero a Dios? ¿Qué le preguntarías tú?”

Una entrevista con Dios es una película que invita a la introspección y estará en complejos Cinépolis del 11 al 17 de enero como parte del contenido que +QUE CINE de Cinépolis ofrece a los espectadores. La exhibición de estos títulos alternos a la cartelera comercial obedece al interés de Cinépolis de presentar contenidos para públicos específicos; para ello, a través de +QUE CINE ofrece conciertos, ópera, eventos deportivos, documentales y películas emblemáticas que merecen ser vistos en la pantalla grande.

Mira los estrenos y novedades más recientes del mundo del cine aquí

Dirigida por Perry Lang ( y escrita y dirigida por Ken Aguado, Entrevista con Dios se exhibirá en 147 complejos Cinépolis de más de 80 ciudades del país. La venta de boletos y complejos participantes se encuentran disponibles en el sitio y en las taquillas de los cines.

En entrevista, su protagonista David Strathairn comentó que su primera impresión sobre la cinta fue “lo dulce, honesta y directa que es, además de ser una historia muy universal. Todo mundo tiene preguntas sobre su fe, cualquiera que sea, y cómo ésta se relaciona a sus vidas. Creo que es una historia muy dulce y que trató el tema de la fe de una manera muy sincera, franca y sutil sin bombos y platillo.”

Al final, recomendó la película y señaló que “puede ir hacia cualquiera en realidad, cualquier audiencia que quiera sentarse, escuchar y participar en una seria discusión entre dos personas. No hay escenas de acción, es una película muy humana e imagino que puede atraer a muchas y diferentes tipo de audiencias.”

Comentarios

comentarios