Christopher Robin: Un reencuentro inolvidable

Christopher Robin: Un reencuentro inolvidable

La historia de Winnie the Pooh y Christopher Robin es una de las historias más antiguas y adoradas de la literatura británica del siglo XX, y que gracias a la magia de Disney, llego a las pantallas de cine por primera vez en 1966, y que en este 2018, Walt Disney Pictures estrenó una versión en acción real de la franquicia.

Christopher Robin: Un Reencuentro Inolvidable es el título de la película que dirige Marc Foster (World War Z, Monster’s Ball) con guión de Thomas McCarthy, -ganador del Oscar a Mejor Guión Original por Spotlight-, y en dónde actúan Ewan McGregor cómo Christopher Robin, Hayley Atwell como Evelyn Robin, la esposa de Christopher, Bronte Carmichael como Madeline Robin, la hija de Christopher y Mark Gatiss cómo Giles Winslow, el jefe de Christopher.

La sinopsis oficial es la siguiente:

“Christopher Robin, el niño al que le encantaba aventurarse con un grupo de adorables y vivaces animales de peluche en el Bosque de los Cien Acres, ha crecido y perdido su rumbo. Ahora, sus amigos de su infancia entraran en su mundo para ayudarlo a recordar al niño cariñoso y alegre que aún lleva dentro.”

Winnie The Pooh es sinónimo de infancia para muchos. Las aventuras del osito amarillo y sus inseparables amigos Tigger, Puerquito, Conejo e Igor han sido adaptadas a cine y televisión en más de una ocasión, pero por primera vez se verá una versión en live-action de la historia.

La lección detrás de Christopher Robin: Un Reencuentro Inolvidable es una que realmente resuena, y seguramente, después de ver la película, los padres revaluarán cuánto tiempo pasan en el trabajo y cuánto tiempo pasan con su familia.

El personaje de Winnie the Pooh fue creado por el escritor A.A. Milne, quién afectado por los horrores que vivió durante la Primera Guerra Mundial, se muda al campo junto a su mujer Daphne, su hijo Christopher Robin y su niñera Olive con el objetivo de buscar inspiración para la creación de su próxima obra literaria. Durante ese tiempo, Milne observa cómo su pequeño juega con sus muñecos, e inspirado por la amistad que su hijo entablo con una osa del zoológico de Londres, le surge la idea de inventar a Winnie the Pooh. Cabe señalar, que esto le trajo serios problemas psicológicos al actual Christopher Robin durante su niñez y creció con rencor hacia sus padres, por lo que la historia real no es tan dulce como la que se pinta en los libros y en la pantalla.

Comentarios

comentarios