La Casa de Papel, cuarta temporada

Es indudable que el éxito de La Casa de Papel ha sido contundente, por eso, Netflix está sacándole todo el jugo posible y ya estrenó la cuarta temporada de la ficción española.

La ficción española es una de las más exitosas de Netflix y esto lo muestran los números: más de 34 millones de hogares reprodujeron La Casa de Papel 3 en la semana de su estreno.

A pesar de que la primera y segunda temporada, planificadas como una sola por Atresmedia pero finalmente emitidas en dos partes, tenían un presupuesto que ni se puede comparar con una producción de los Estados Unidos, el éxito de La Casa de Papel no se entendería sin el trabajo de Álex Pina con el director Jesús Colmenar y el director de fotografía Migue Amoedo. Juntos, entendieron los requisitos estéticos y narrativos para que funcionase este thriller dramático, con dosis cómicas y de esencia palomera, y un uniforme (mono rojo, máscara de Dalí) que ya es icónico.

Si La Casa de Papel no tuviera este objetivo de ser puro entretenimiento, de hecho, quizás no hubiera tenido el éxito que ha tenido. Al fin y al cabo, las series que parecen funcionar mejor en Netflix son aquellas que priorizan el vicio, el dejarte pegado a la butaca, y no es casualidad que Stranger Things sea la número uno de la plataforma y después lo sea LCDP, YOU Élite.

La Casa de Papel no es solamente una historia que relata un robo. Es una serie que habla de riesgos, de oportunidades, y de la ausencia de ellas. Nos invita a reflexionar en quién decidimos confiar y a quién entregarle las llaves de nuestro destino.

Así llegaron todos los atracadores hasta aquí, donde no hay un punto de retorno. Lo hecho, hecho está. Y ahora solo se espera salir lo menos averiado posible de este nuevo robo.

La anterior entrega nos había dejado a Nairobi (Alba Flores) al borde de la muerte, a Lisboa atrapada por la policía (de la que ella formaba parte), a la amenaza latente dentro del Banco de España con el jefe de seguridad, Gandía (José Manuel Poga), y a Palermo (Rodrigo de la Serna) al mando de un grupo con el que comenzó a tener diferencias.

Una de las claves de esta temporada es esperar cómo El Profesor podrá resolver con éxito este robo, que cuenta con Nairobi herida y con la sensación de haber perdido a su amor, la ex agente Raquel Murillo, ahora Lisboa.

La banda de atracadores más famosa de la televisión regresa de la mano de Álvaro Morte (el profesor), Úrsula Corberó (Tokio), Pedro Alonso (Berlín), Alba Flores (Nairobi), Itziar Ituño (Lisboa), Miguel Herrán (Rio), Esther Acebo (Estocolmo), Jaime Lorente (Denver), Darko Peric (Helsinki), Luka Peros (Marsella), Hovic Keuchkerian (Bogotá) y Rodrigo de la Serna (Palermo). Najwa Nimri (Inspectora Sierra), Fernando Cayo (Coronel Tamayo), Juan Fernández (Coronel Prieto), Fernando Soto (Ángel) y Mario de la Rosa (Suárez) dan vida a los miembros de la policía que intentarán destruir a la “resistencia”. El elenco principal se completa con Pep Munné (Gobernador), Enrique Arce (Arturo Román), Kiti Manver (Mariví) y José Manuel Poga (Gandía).

Creada por Álex Pina y producida por Vancouver Media para Netflix, la cuarta parte cuenta con un equipo de directores integrado por Jesús Colmenar, Javier Quintas, Koldo Serra y Álex Rodrigo. El guion está firmado por Javier Gómez Santander (coordinador de guion) junto con Luis Moya, Juan Salvador López, Ana Boyero, Emilio Díez, Alberto Úcar, David Barrocal y Esther Martínez Lobato. Migue Amodeo y Abdón Alcañiz repiten como director de Fotografía y director de Arte respectivamente, mientras que Cristina López Ferraz vuelve a ponerse a la cabeza de la producción.

Comentarios

comentarios