Compartir
Cuánto nos cuesta la corrupción

¿Cuánto nos cuesta la corrupción?

Hace unos días, golpearon mi carro estacionado afuera de casa, mientras yo chopeaba un “volcán” en una taza con Nesquik.

Y aunque un choque inmediatamente se traduce en pérdida de tiempo en procedimientos de tránsito y de las aseguradoras, hizo que me preguntara: ¿cuál es el costo real de la corrupción en Nuevo León y en cada uno de sus municipios?

El responsable, un camión de 3.5 toneladas dedicado a la distribución de mensajería privada, golpeó mi carro, tumbó un poste, cables y provocó daños municipales (Apodaca). Tan rápido como llegó la aseguradora, aceptaron su responsabilidad e hicieron la orden de reparación de mi auto. Yo ya me imaginaba terminándome el “volcán” que dejé pendiente, pero no.

(Ver también: Todos odiamos la corrupción, pero ¿has dado moche?)

El jefe de la mensajería, que llegó al sitio, luchaba por que la grúa no se llevara su camión. Los agentes de tránsito (5) no podían resolver el tema hasta que llegara el “comandante”. Cuando llegó, fue rápido el arreglo. Una plática de 3 minutos y una cifra de 5 dígitos harían que el camión continuara su camino. “Volando” salió el jefe mensajero por el dinero (yo no podía irme porque el seguro no me daba la orden hasta que estuviera pagado el coaseguro), entregó lo acordado en un sobre y todos nos fuimos. Habían pasado 4 horas y media.

¿Cuál es el costo real de la corrupción? Por que es mucho más que el dinero que ahí se “transacciona”.

  • El dinero que pagó la mensajería al “comandante”.
  • Las horas de salario del empleado de la mensajería que ya no laboró ni hizo las entregas.
  • El deducible que rebajarían, vía nómina al mensajero.
  • El coaseguro de 2,500 pesos que ahí desembolsaron.
  • El costo de mi sueldo de 4 horas y media que estuve parado afuera.
  • El costo del sueldo de 5 agentes de tránsito que estuvieron en el lugar por más de 4 horas sin servir a la comunidad.
  • La gasolina de 2 patrullas de transito que durante las 4 horas y media no apagaron. No entendía por que tenían que estar encendidas.
  • El agente de seguros al que le pagan por evento y ahí estuvo todo ese tiempo.

Son cifras millonarias por día. Esto en las calles, más lo que ocurra en ventanillas u oficinas. ¿Cuántos casos como el mío existen diariamente en todo el estado?

La cifra es estratosférica y esta en nosotros no participar de ello, ni hacernos de la vista gorda. Hay que denunciarlo.

¿Qué opinas?

Soy Flp. Comunicólogo y periodista. Estudioso de la comunicación y de la tragicomedia llamada “política mexicana”.


Comentarios

comentarios

Compartir