Compartir
Si las Elecciones 2018 fueran un concierto o festival musical

Si las Elecciones 2018 fueran un concierto o festival musical

  • Tanto lo esperaste hasta que llega

Han pasado años en los que te quejaste y quejaste de que no estuvieran en la ciudad o en el país. Por fin sabes que ya tienen fecha confirmada. El 1 de julio. En domingo, pa’cabarla.

  • La promoción

Los promotores del evento, el INE y la CEE, tienen una campaña intensa de promoción para llenar el evento. Millones de “boletos” (o boletas) por colocar, así que hay que convencer al público de acudir.

  • La venta de boletos

Sin duda, la “venta de boletos” (ahora si no me refiero a las boletas) depende de quienes encabezarán el evento. Sino son del agrado, la venta estará lenta y difícil. Parece que por ahí va en esta ocasión.

  • El día del concierto

Algunos con ropa de salir o algunos sin bañar. Las filas empiezan. Lo importante es estar ahí. Que sepan que fuimos. Que lo presumamos en el “feis”. Qué los que no fueron sientan envidia de que sus gritos no fueron escuchados.

  • Los estelares

Podrá haber muchas bandas o uno que otro abridor, pero nuestros gritos y nuestro celular está listo para el apoyo incondicional a uno. Por ellos estamos ahí. Durante la promoción tanto nos recordaron que ahí estarían y nuestras expectativas de ellos “arriba del escenario” son muchas.

  • Los otros grupos

No son del agrado de la mayoría y no tienen el arrastre de los “grandes”. Es cuando aprovechamos para recorrer las actividades extras que hay, los puestos de comida o descansar.

  • El fin del evento

El evento termina. Nuestras expectativas pudieron ser muchas y puede que salgamos felices con el resultado o frustrados o enojados por lo que pasó. Que se suspendiera, que durara solo una hora o que no cantaran nuestra canción favorita influyen… Así como los resultados que se anuncien esa misma noche.

  • La resaca

Terminó el evento. Según lo que haya vivido será como me sienta. Puede ser muy bien o muy mal, o indiferente.

  • La experiencia

Sea lo que esperábamos o no, ya pasó y es con lo que hay que vivir y formará parte de nuestra experiencia por los siguientes años. Lo importante es que ahí estuvimos, participamos y nuestra voz se escuchó.

  • Esperar a que regresen

Sabremos que regresarán. Tardarán en volver a la ciudad 3 o 6 años, pero volverán y una nueva oportunidad de que nuestras expectativas sean satisfechas estará abierta.

El 2 de julio estaremos llenos de noticias sobre el resultado. Seamos parte de esa historia y de esos resultados acudiendo a votar.

Texto: Javier Ruiz.
Soy Flp. Comunicólogo y periodista. Estudioso de la comunicación y de la tragicomedia llamada política.


Comentarios

comentarios

Compartir