Corrupción México

La corrupción y la impunidad son el cáncer de nuestra sociedad actual. Y no es algo nuevo. Todos lo criticamos, odiamos a los funcionarios públicos a los que se les acusa de esto, juzgamos el castigo que deben tener y defendemos la honestidad decimos merecer como sociedad, pero todo empieza desde nosotros.

Respóndete sinceramente, ¿alguna vez has dado un moche?

Para los que respondimos que “si”, justificaciones pueden ser muchas, sin embargo, caímos en la zona oscura que criticamos tanto y sentenciamos de los demás, principalmente de los políticos.

Es ambiguo pensar que la corrupción está bien si yo lo hago para librarme de un problema, pero está mal si lo hace alguien más.

Según la encuesta de cultura de la legalidad de “Hagámoslo Bien”, en 2013, 6 de cada 10 ciudadanos de Nuevo León estarían dispuestos a incumplir la ley para obtener algún beneficio personal. En el análisis de 220 denuncias de “moche” o corrupción en el estado por la plataforma “Yo di un Moche”, el 73% son sobornos de los ciudadanos entregados a elementos de tránsito de los municipios (para que no se lleven su coche, para que lo dejen ir o para no pagar una multa).

En análisis más amplio, el problema y las cifras de corrupción a nivel nacional son estratosféricas. En 2016, la corrupción en México representó más de 390 mil 460 millones de pesos, según el Banco Mundial.

El problema no es decidir si soborno con 50 o con 500 pesos al tránsito o al burócrata de una ventanilla para un trámite que necesito; el problema es que, consciente o inconscientemente, hagamos de este acto algo común, cuando nuestra sociedad, en conjunto, exige luchar por erradicarlo.

No puedo exigir lo que no doy. Hagamos, paso a paso, una mejor comunidad basada en una cultura de legalidad sólida para crecer y hacer de nuestra ciudad y de nuestro país un lugar mejor.

¿Qué opinas?

Ver también: Música, deportes, diversión…. ¿y la política?

Texto: Javier Ruiz


Comentarios

comentarios