Compartir

El deporte más popular y practicado del mundo en los últimos años ha sido blanco de críticas por los casos de corrupción a nivel federativo, y por la desorbitada cantidad de dinero que se paga por los fichajes de futbolistas de nivel mundial para unirse a los clubs más importantes del planeta.

Concuerdo con ustedes que la pelota se mancha con estos escándalos que hoy salen a la luz y que uno como adulto tiende a perder ese amor o respeto que le tiene al fútbol, mientras que un niño junto a su inocencia y la pelota en sus pies crece soñando en convertirse en el próximo Messi, Neymar o Cristiano Ronaldo.

Me considero amante del “balón pie” y de la pelota. Además de lo emocionante que puede ser jugar o inclusive ver un partido de fútbol, soy creyente de que el “soccer” sirve como un medio para lograr la felicidad en una sociedad en donde aquellos fanáticos no comprenden el balance positivo que tiene este deporte.

Un hecho que quiero destacar es el acto que encabezó el astro portugués, Cristiano Ronaldo, quien invitó a Madrid a la familia de Santiago Flores Mora, quien falleció en el derrumbe del Colegio Rébsamen de la Ciudad de México a raíz del sismo del 19 de septiembre. Todo inicio cuando tras la muerte del pequeño “Santi”, quien hoy tendría 7 años de edad, sus padres enviaron una carta vía redes sociales a Cristiano en la que le hicieron saber la admiración que tenía el menor por él. Días después, CR7 respondió a los padres de Santiago mostrando sus condolencias a sus seres queridos y obsequiándoles una camiseta autografiada. La mayoría de la gente pensábamos que solamente iba a quedar la respuesta allí en redes sociales. Hoy nos enteramos que la familia mexicana realmente realizo el viaje y obtuvo la oportunidad de conocer al portugués dentro de los vestidores del Santiago Bernabéu.

El fútbol tiene una amplia brecha en la cual abarca desde lo más sencillo, como fortalecer lazos de amistad y solidarizarse con los más necesitados, hasta lo más complejo, como detener una guerra civil como lo hizo el marfileño Didier Drogba en su país.

El fútbol es más que 11 contra 11, es más que un fanatismo desmedido y es más que los  campeonatos que tenga tu equipo en su vitrina. El fútbol es una cultura social que bien encausada puede ayudar a los tuyos y a tu comunidad.

Por esto, aún sigo sin entender a aquellos que dicen “sólo es fútbol”.

Texto: Isaac Treviño Gutiérrez

Comentarios

comentarios

Compartir