Rayados armó un trabuco para el Apertura 2021.

Es, sin duda alguna, el equipo que mejor se reforzó para afrontar el último semestre del año.

Javier Aguirre ya no tiene excusas. El primer torneo decidió quedarse con una importante base de jugadores para evaluarlos a todos, y va, no les fue tan mal. 

El equipo acabó como cuarto de la general, entró directo a la Liguilla, y si bien quedó la sensación de que la llave se perdió por una mala estrategia, el equipo compitió en todo momento. 

No fue como que Santos Laguna los borrara; el gol cayó, incluso, en la agonía del encuentro. Sin embargo, para la siguiente campaña no bastará con el ‘casi’. 

El ‘Vasco’ contará con una de las mejores plantillas del campeonato mexicano; la exigencia es jugar bien y ganar, y de paso, ¿Por qué no?, darle cierto gusto a la hinchada con pinceladas atrevidas, o al menos no tan timoratas.

Se entiende que Javier Aguirre no es ni será nunca un director técnico espectacular. El término en sí es bastante subjetivo, pues lo que uno entiende por espectáculo, bien puede ser la antítesis de la interpretación de otra persona y viceversa.

No obstante, en el fútbol existe una suerte de ABC. Un libreto con conceptos generales que no se necesita ser un erudito para comprenderlos. Y ahí dice que un equipo de la envergadura del Club de Fútbol Monterrey no está para marcar un gol y rezar un Ave María debajo de los tres palos blancos. Que si bien es válido que proyecte un dibujo defensivo (porque en el fútbol no se gana solo atacando), este debe empatar con la grandeza de los jugadores que hay en el campo, y no ver a Rogelio Funes Mori defendiendo un 1-0 como local ante Mazatlán F.C, por ejemplo.

Si el ‘Vasco’ quiere seguirle dando prioridad a la defensa, está perfecto. Pero hay formas de defender, y sobre todo, hay equipos a los cuales se les defiende de diferente manera.

¿Es Monterrey el principal candidato al título?

En el Guardianes 2021 debió quedarle muy claro a Javier Aguirre que no está dirigiendo ni al Osasuna ni al Leganes. Que Rayados es mucho más grande que eso. Que la exigencia es top, porque la plantilla que dirige y el sueldo que cobra también son top.

Sin duda.

Solo falta que cuerpo técnico y jugadores se la crean.

Cuando todo está dicho, decir más, está de más.

También te puede interesar:

Texto: Jaime Garza 
Follow @JaimeGarza94

LA PLUMA DE JAIME GARZA

Comentarios

comentarios