Los equipos con nuevos entrenadores en jefe en la NFL (2019)

Los equipos con nuevos entrenadores en jefe en la NFL (2019)

La temporada 2018-2019 demostró claramente cómo un cambio de entrenador en jefe puede ser la clave para que un equipo destape su potencial y se sitúe en la élite de la liga, o continúe en el rumbo del fracaso que lo llevó a cambiar de entrenador en primer lugar.

De nuestra lista del año pasado, Frank Reich en Indianápolis y Matt Nagy en Chicago lideraron a sus escuadras a los playoffs al conseguir un mejor récord que en el 2017, mientras que John Gruden (Oakland), Matt Patricia (Detroit) y Steve Wilks (Arizona) terminaron con peores resultados que sus predecesores. Con esto en mente, analizaremos si los equipos con contrataciones más llamativas encontraron oro, o si en realidad solamente cavaron un agujero más profundo para la franquicia.

● Arizona Cardinals: Kliff Kingsbury

Las cosas cambian rápido si trabajas como entrenador en Glendale, Arizona. Los Cardinals tendrán a su tercer entrenador en jefe en la misma cantidad de años, esta vez reclutando a Kliff Kingsbury a la posición. El “Coach K” es conocido por haber instalado la ofensiva Air Raid en el futbol americano colegial, siendo el coordinador de Texas A&M en la temporada en la que Johnny Manziel ganó el premio Heisman y manejando la ofensiva de Texas Tech del 2014 al 2018, la cual constantemente se ubicó entre las mejores en el ranking ajustado S&P+.

En el 2015, la Universidad tuvo la cuarta mejor ofensiva de acuerdo a esta métrica de toda la NCAA, y fue caracterizada por su alta velocidad de juego. En Arizona, Kingsbury podrá disfrutar de un QB prototipo del Air Raid con Kyler Murray, la primera selección del draft. Murray ganó el Heisman en su último año en Oklahoma, rompiendo el récord de yardas por jugada (10.7) y teniendo la segunda mayor cantidad de yardas aéreas en la historia (4,945). Y por cierto, es capaz de hacer esto:

Con Murray y el elusivo corredor David Johnson a su disposición, se espera que Kingsbury aplique en su máxima expresión los conceptos del Air Raid en la NFL. Sin embargo, existen muchas dudas alrededor del equipo. Durante el ciclo de contratación en la NCAA, Kingsbury falló en conseguir ofertas atractivas (solamente USC estuvo dispuesto a contratarlo), en gran parte debido a sus abismales defensivas —su “mejor” defensiva se ubicó en el lugar 87° del país— y a su récord de 35-40. Además, los Cardinals tienen una de las peores tres líneas ofensivas de acuerdo a PFF y su defensiva permitió la séptima mayor cantidad de puntos en el 2018. Por más que el cielo sea alto para “Coach K” y compañía, la realidad probablemente será mucho más cruda.

● Cleveland Browns: Freddie Kitchens

Ningún equipo llega al 2019 con tantas expectativas como los Browns. Después de haber encontrado a su QB franquicia en Baker Mayfield, quien no solamente lideró al equipo a su primera victoria en dos años, sino que comandó una ofensiva que pasó de estar en el último lugar en DVOA en el 2017 a la número 17°, los Browns finalmente tienen un futuro resplandeciente. La ofensiva se reforzó con Odell Beckham Jr., definitivamente uno de los mejores jugadores de la NFL, tienen una línea ofensiva decente y Nick Chubb es uno de los corredores jóvenes más prometedores. Para encargarse de este explosivo conjunto, Freddie Kitchens fue ascendido a entrenador en jefe, después de haber sido el coordinador ofensivo a partir de la semana 9 el año pasado.

Los Browns son los favoritos para llevarse el campeonato divisional en cuatro de las cinco casas de apuestas monitoreadas por Odds Shark, demostrando que el público confía en el éxito que Kitchens puede tener. Estas predicciones no están respaldadas únicamente por la ofensiva, ya que la defensiva de Cleveland forzó la segunda mayor cantidad de entregas de balón en el 2018 (31), permitió la tercera menor cantidad de yardas totales y estuvo entre las mejores 10 tanto contra la corrida como contra el pase. La AFC Norte es una de las divisiones más complicadas de la NFL, pues Pittsburgh y Baltimore cuentan con equipos altamente competitivos, pero esta temporada tiene el potencial para ser la primera vez desde 1989 en la que Cleveland clasifica a la postemporada como campeón divisional.

● Green Bay Packers: Matt LaFleur

Matt LaFleur llega a Green Bay con una tarea muy específica: aprovechar el resto de los años de calidad de Aaron Rodgers para conseguir por lo menos un trofeo Vince Lombardi más. Mike McCarthy fue despedido por fallar en lograr esto, y ahora la presión está sobre el recién llegado de Tennessee. LaFleur es uno más de los entrenadores contratados por su pericia ofensiva, aspecto que podrá explotar con un conjunto que se ubicó en el séptimo lugar en DVOA en el 2018, con Davante Adams atrapando 13 pases de anotación y consiguiendo 1386 yardas, lo que lo ubicó en la élite de receptores.

Rodgers cumplirá 36 años en diciembre, y está por empezar a jugar bajo un contrato que le garantizará 79 millones de dólares en los próximos 4 años. Este alto precio tendrá ramificaciones en la manera en la que los Packers estructurarán su tope salarial, forzando su mano para encontrar talento rápidamente en el draft y de forma barata en la agencia libre. Evidentemente, la gerencia tendrá que hacer malabares para lograr esto en el periodo fuera de temporada, pero en el emparrillado, la responsabilidad de liderar a un equipo ganador en el futuro inmediato será de LaFleur. Si fracasa, significará el desperdicio de uno de los mariscales más talentosos de la historia, un seguro miembro del salón de la fama y la mejor oportunidad de Green Bay para llevar un trofeo más a Titletown.

● Denver Broncos: Vic Fangio

Los Broncos tal vez no son el equipo más interesante a seguir por su roster (Joe Flacco es el jugador más opuesto a “interesante” que se me puede ocurrir), pero la llegada de Vic Fangio definitivamente llama la atención. Esto es porque Fangio fue el arquitecto detrás de la defensiva de los Bears que obtuvo resultados históricos en el 2018, y precisamente es del lado defensivo del balón donde Denver tiene más capacidad. La carta de presentación de Fangio es su capacidad de diseñar un esquema defensivo abrumador sin venderse completamente en la línea frontal: los Bears empataron en segundo lugar en capturas de QB manteniendo un porcentaje relativamente bajo de jugadas de blitz, gracias al uso de talento natural en la línea, linebackers de élite y una sólida defensiva secundaria que complica el proceso para que el mariscal encuentre a su receptor. En Denver, Fangio podrá encontrar algo similar a eso.

Denver tiene en sus filas a Von Miller, quien ha sido seleccionado en tres ocasiones al primer equipo All-Pro y empezará la temporada rankeado como el 11° mejor jugador de la liga de acuerdo a PFF y el segundo mejor EDGE. En la secundaria, Chris Harris Jr. tiene la tercera posición más alta en su posición basado en la misma fuente, mientras que en la línea frontal hay nombres de peso como Bradley Chubb y Derek Wolfe. Juntos conformaron una defensiva que terminó el 2018 como la treceava mejor en puntos recibidos, la sexta en entregas de balón, la octava en capturas y la quinta en DVOA. Un conjunto ya altamente competitivo recibirá ahora direcciones de una mente maestra de la defensiva, y los resultados sí van a ser, en efecto, interesantes.

Comentarios

comentarios