Compartir

Zinedine Zidane nació en Marsella, Francia el 23 de junio de 1972, de padres argelinos, “Zizou” vivió un romance con el fútbol desde pequeño. En Marsella acudió al Velodrome a ver jugar al equipo local, el Olympique de Marsella y se enamoró del que considera un jugador maravilloso y su ídolo, Enzo Francescoli.

Debutó en la Primera División francesa el 20 de mayo de 1989 con Cannes, en un partido contra el Nantes de la mano de Luis Fernández, por entonces entrenador-jugador del Cannes. Una vez dejó el Cannes, fichó por el Girondins de Burdeos, equipo que le catapultó a la fama, con una gran actuación en la Copa de la UEFA en el año 1996. Antes, Zidane ya había debutado con la Selección de Francia el 17 de agosto del 94, marcándole dos goles a la República Checa.

1998 es el año de su consagración. Su magnífica actuación en el Mundial de Francia, sobre todo en la final frente a Brasil en la que marcó 2 de los 3 goles que marcó Francia y le valió el título de Campeón del Mundo, le ayudó a conseguir el Balón de Oro como mejor futbolista del año.

Zinedine Zidane vivía el mejor momento de su carrera, elegante e inteligente, comandaba a Francia a ganar la Eurocopa del 2000, deslumbrando por su juego, por su inteligencia sobre el campo, y demostrando un temple de leyenda en los momentos cruciales. Tanto es así, que Zidane es, en ese entonces, considerado el mejor jugador del mundo.

Zidane siempre se distinguió por una calidad técnica y visión de juego sobresaliente. Pese a actuar en el centro del campo solía conseguir un buen número de goles gracias a su durísimo disparo. En Italia, con la Juventus, consiguió todo, el Scudetto, la Supercopa de Europa, la Intercontinental, había llegado momento de otro reto, y Zidane termina fichando por el Real Madrid.

“Zizou”, llega a un equipo plagado de estrellas como Figo, Raúl, Roberto Carlos; Ronaldo y junto a ellos logra la Copa de Europa, en una final inolvidable ante el Bayer Leverkusen, partido que se definió gracias a un golazo de Zinedine que se quedará grabado en la memoria de todos los amantes al fútbol.

Sin duda, un genio, un crack, elegante, calculador y decisivo. Zinedine Zidane, uno de los mejores jugadores de toda la historia del balompié.

Texto: Nicho Treviño

Comentarios

comentarios

Compartir