Compartir
Selección mexicana

Selección Mexicana, ¡ya basta!

Llegan las eliminatorias mundialistas y demás competencias internacionales para el seleccionado mexicano y conforme estas se van dando, gran parte del pueblo mexicano decide por voluntad propia, depositar su esperanza y confianza en el equipo nacional. La asignación de un nuevo de DT, o la convocatoria del jugador “de moda” nos convence que este será nuestro año y optamos por olvidar nuestra historia llena de fracasos en competencias internacionales.

Esta vez fue el turno de Juan Carlos Osorio en la ridícula derrota ante Jamaica en la semifinal de la Copa Oro. La eliminación desato la furia entre los aficionados que insultaron al colombiano a su llegada a México. La prensa y gran parte de la afición mexicana exigieron por una vez y por todas, la cabeza del director técnico nacional. Recordemos que en este proceso, el balance de partidos ganados versus las derrotas arroja un saldo positivo, sin embargo, la carrera de Osorio en el Tri siempre será medida por 3 resultados. La goliza de 7-0 ante Chile en Copa Centenario, la eliminación por 4-1 ante la “B” de Alemania en la Confederaciones y la eliminación por 1-0 ante Jamaica. A pesar del buen papel en el hexagonal para la clasificación a Rusia 2018, ¿es Osorio el responsable de estas duras derrotas?, no será momento de analizar; ¿Quiénes son los culpables de los pobres resultados en cada proceso mundialista?

El producto del “Tri” siempre nos lo han querido mostrar con una piel radiante, hermosa y unida. La televisión nos presume de un equipo taquillero en EU, jugadores “europeos” sobresalientes y jóvenes promesas que brillaran durante el próximo mundial. Dentro del terreno de juego, podemos notar que en el interior, el equipo no tiene alma ni espíritu. Es momento de no dejarnos engañar.

(Ver también: Futbolistas mexicanos en Europa)

Es inaceptable que la selección mexicana sufra de estas derrotas humillantes y que se pasen por alto por el cuerpo técnico, jugadores y propios directivos de la federación. Cada derrota es un golpe anímico para el pueblo mexicano, que basa su felicidad o tristeza en 11 jugadores que en turno les toca vestir la ya “barata” camiseta  verde.

¿Porque aferrarnos a creer en llegar al  5º partido cuando siempre se ha interrumpido, con cambios de entrenadores, un proceso mundialista?, ¿Por qué apostar que la selección nacional llegara bien preparada a un Mundial, Copa América o Copa Confederaciones, cuando históricamente los partidos de preparación se juegan ante rivales inferiores y en sedes “nacionales”?, ¿Por qué creer que aquellos jugadores “europeos” que forman parte de equipos de media tabla nos guiaran a alzar una Copa del Mundo?, ¿Por qué esperar a que la selección mexicana competirá ante potencias mundiales cuando existe poca producción de jugadores nacionales?

(Ver también: El Globo Tricolor)

Como afición, podemos elegir si queremos seguir alimentando a los dueños del balón con el consumo del seleccionado nacional para que se continúe explotando la falsa imagen del Tri o decidir no formar parte del monstruo mercadológico. Considero que es momento de empezar a exigir cambios en la federación con gente capaz, conocedora y amante del futbol. Es momento de exigir la rotación de directivos en vez de la rotación de entrenadores nacionales.

Texto: Isaac Treviño Gutiérrez

Comentarios

comentarios

Compartir