Cristian Castro en Monterrey

Cristian Castro en Monterrey

Con una imponente voz, traje negro brillante, y un público energético, Cristian Castro emocionó a 10,000 asistentes en la Arena Monterrey y creó una noche romántica con su show Mi tributo a Juan Gabriel.

“¿Qué piensan?, ¿Que está vivo? Lo tengo en mi casa” Dice el hijo de Verónica Castro en modo de broma, y así empezó la noche con “Mañana, mañana” y “Lloran las rosas”, baladas que enamoraron a todas la regias, pero fue cuando entonó “Nunca voy a olvidarte”, “Estoy buscando un amor” y “Gallito Feliz” que el público se paró a bailar, un repertorio que fue adecuado al acordeón y al estilo regiomontano, momentos para los que el cantante gritó a todo pulmón “¡Arriba Monterrey, Arriba Nuevo León!”

 

Fue un momento glorioso para el cantante quien aprovechó para bailar, darse vueltecitas, presumir que había bajado de peso y recibir halagos y flores de sus ‘pollitas’ en las primeras filas y cambiar a su faceta pícara y coqueta que le caracteriza. Hasta invitó a una mujer al escenario a bailar en “Vuélveme a querer”, la cual fue la envidia de todas al ser cargada por el cantante para lo cual, aprovecharon para pedir que le diera un beso y este contestó: “El marido me va a matar“.

A pesar del sudor derramándose en su frente y las exorbitantes notas, Castro nunca perdió el sentimiento en cada uno de sus temas en especial al hacer tributo igualmente a José José con “Quiero Perderme Contigo”. Una noche en la que la tristeza también se celebró “Se vale llorar amigos, anímense” afirmó Castro previo a cantar “Yo quería”, y haciendo que la gente alumbrara con sus celulares y se conectaran con su interpretación. Seguido a esto, un popurrí del divo de Juárez incrementó el sentimentalismo y pasión del concierto con “Te sigo amando” y “Abrázame muy fuerte”.

La bendición que va de Juan Gabriel para nosotros y de nosotros para él” dijo Castro.

Pero fue con “Están lloviendo estrellas”, que llegó el clímax del show, ya que hombres y mujeres crearon una ola de brincos en toda la arena, de lo cual Cristian, se encargó al señalar hasta la parte más alta de las butacas, culminando la canción con falsettos estilo rock para salir del escenario y regresar con un traje rojo y así cantar a dueto con cada una de sus coristas, “Mi vida sin tu amor”, “Soledad” y “Por amarte así”. Otras de las canciones cúspide fue “No podrás” y para celebrar el día de las madres dio la bienvenida a la violinista rusa Karina Burkhanova para cantar “El día que te conocí”, un emotivo “Aleluya”, una dedicación a su madre con el tema “Verónica” y para honrar a todas la mamás “Madrecita del alma querida”.

Fue sin duda una velada de emociones encontradas en la que a partir de la música se celebró a Juan Gabriel, la melancolía, amor de madre y romanticismo. Cerró con uno de sus éxitos más inolvidables, “Azul”, y agradeció a todos por disfrutar con él del gran concierto.

Texto y fotos: Nancy Sánchez

Comentarios

comentarios