Florence and the Machine

Florence and The Machine en Monterrey

Fueron tan solo 4,500 asistentes (cifra oficial) los afortunados de ver como Florence and the Machine repartió amor cósmico la noche del pasado martes 18 en el Auditorio Citibanamex.

Poco a poco, la gente iba llegando al recinto, que lució semivacío para ver al acto abridor, Beth Ditto, pero eso no impidió que la nativa de Arkansas repartiera elogios y mensajes de amor y resistencia. Poco a poco, la gente se fue irradiando de buena vibra, una que iba a perdurar toda la noche hasta llegar al punto del éxtasis.

Así, dieron las 8:58 p.m. cuando Robert Ackroyd, Isabella Summers, Tom Monger, Mark Saunders y Rusty Bradshaw, miembros representantes de la parte de The Machine, saltaban al escenario ante el grito del público que ya llenaba la zona de cancha y gran parte de las gradas.

Florence Welch caminó descalza, vestida cual musa de Gucci, hacía el micrófono para saludar al respetable y empezar con la atmosférica, pero catártica, “June”, canción que abre su último disco High As Hope, el cual da nombre a esta extensa gira de la británica.

Le siguió “Hunger”, canción que Florence escribió acerca de su desorden alimenticio cuando tenía 17 años, y que termina siendo una estampa de romance y mortalidad, y si bien, la londinense nos hipnotizó con sus movimientos y mensajes de amor y paz, sus canciones son una constante batalla por sobrevivir ante la depresión, el desamor, las adicciones y demás fantasmas que afectan a todo mundo, razón por la que la gran mayoría de sus canciones se conectan con cualquiera. Y es justo esto último, lo que ayudó a enganchar a la gente que asistió al concierto sin conocer poco o nada de Florence and the Machine, ¿Cuántos nuevos fans conquistó la banda anoche?

Pero era momento de “Ship to Wreck”, aquella canción clave que en el 2015 significó un nuevo salto en la carrera de Florence como performer, fue justo aquí cuando ella demostró que podía manejar y complacer a la gente en un show en vivo a gran escala. Y es que la canción da para eso, para levantar los ánimos y derrochar energía, aquella que nunca bajo de nivel durante toda la noche. Y pensar que la canción casi no entra en el How Big, How Blue, How Beautiful.

View this post on Instagram

Did I build this ship to wreck? 💖 #FATM 🎶

A post shared by MTY360 (@mty360) on

Florence se mostró en todo momento conmovida por la entrega de sus fans, sobre todo los más cercanos a ella, que le arrojaban todo tipo de ofrendas, cual diosa sobre el escenario.

Fue después de un breve discurso de la británica que dio paso al arpa de “Only If For A Night”, mucho melodrama y neo-soul, proveniente de su disco Ceremonials del 2011. Enseguida continúo el set con “Queen Of Peace” y “Patricia”, canción dedicada a Patti Smith, y a Frida Kahlo, dos de las heroínas de Welch.

Con el mensaje “el amor es para todos” llegó una de las canciones más esperadas “Dog Days Are Over”, y el Auditorio Citibanamex enloqueció con los primeros acordes de la canción. Florence, quien después del primer coro, invitó a todos a guardar los celulares para tener una conexión única durante el resto del tema. Así, la gente accedió a guardar sus aparatos electrónicos, creando un bello momento que nos recordó que para todo hay tiempo en esta vida.

Una de las canciones que no podían faltar era “Jenny Of Oldstones”, tema dedicado a Arya Stark y que musicalizó el segundo episodio de la temporada final de Game of Thrones, quizás el mejor de la temporada final de la serie.

La energía nunca decayó, ni siquiera con temas menos conocidos para el público como “100 Years” o la más reciente, “Moderation”, que, con ya un concierto entrando en madurez, iba a levantar al público de su asiento con “You Got The Love”, la cuál fue coreada mientras muchos se abrazaban y besaban.

Florence jamás paró de elogiar a México, y esta vez con un “te amo Monterrey”, que sonó sincero, a diferencia de bastantes artistas, Florence nos contó como de niña sentía ya la conexión con nuestro país, como aquí sí entendíamos de su camino entre la vida y la muerte, y es que sus batallas han sido difíciles de superar, pero aquí está ella, para dar un mensaje que conmueve y que empodera. Sin duda, es una de las artistas femeninas más importantes de la década.

Comenzaba “Cosmic Love” y aquí si pidió que todos tomaran sus celulares y alumbráramos el recinto, y es que la canción es sobre como uno deja todo y se ciega cuando se enamora, esa parte negra y difícil del amor, que a veces se presenta en nuestras vidas.

“Delilah” y “What Kind of Man” fueron la apoteosis, y es que Florence bajo del estrado para conectar más de cerca con sus fans, y así se la pasó, recorriendo la zona de barricada, abrazando y saludando a sus fans, algunos lloraban, otros gritaban, sonreían, fue simplemente perfecto.

Después de esto, venía el encore, uno al que saltó Florence entre canticos de “oe, oe, oe, oe, Florence, Florence” y ella, bailando al compás y agradeciendo a la gente, comenzó con la parte final de la noche, para que ante un coro masivo, nos despidiera con “Shake It Out”.

SETLIST:
1. June
2. Hunger
3. Ship to Wreck
4. Only If For A Night
5. Queen Of Peace
6. Patricia
7. Dog Days Are Over
8. Jenny Of Oldstones
9. 100 Years
10. Moderation
11. You Got The Love
12. End Of Love
13. Cosmic Love
14. Delilah
15. What Kind Of Man
Encore
16. No Choir
17. Big God
18. Shake It Out

Fotografías: Alberto Mandujano

Texto: Víctor Moreno

Comentarios

comentarios