El idilio de Madonna con europa

Desde que en 2015 Madonna lanzase su último trabajo (que no nos gustó mucho, por cierto), hemos estado esperando para ver si tenía algo nuevo que ofrecer. Teóricamente, en el último trimestre de 2018 debía haber presentado su álbum, pero anunció, no obstante, que se retrasaría hasta este año que recién empieza, y según informó a Vogue, estará muy influenciado por la cultura lusa.

Fados y otros tintes muy portugueses ganarán protagonismo en lo que sin duda será una nueva renovación en el cambiante estilo de la ya experimentada artista, que con 60 años de edad presentará su niña bonita, su decimoquinto trabajo y el primero desde que estableció su residencia habitual en Lisboa. Si bien se trasladó a la ciudad portuguesa para que su hijo pudiese entrenar regularmente con el Benfica, Portugal no es el único país europeo que la cantante ama, y se nota que poco a poco desea volver a sus raíces porque de momento no tiene intención de abandonar el continente.

Madonna tiene ascendencia en Italia, país que visita siempre que tiene ocasión, y en el que tiene una tradición que es comprar boletos de Super Enalotto, la lotería típica de allí, costumbre que dio sus frutos hace siete años cuando ganó un premio de 120.000 euros. Claro que el dinero no era lo que más le interesaba a la artista, que lo donó íntegramente con fines benéficos.

De cualquier manera, el verano pasado confesó que estuvo a punto de decidirse por Barcelona en vez de Lisboa para vivir. Muy cerca estuvo de elegir España. Sopesó diferentes factores (posiblemente entre ellos la delicada situación con el asunto de los independentistas catalanes) y finalmente eligió las tierras lusas, lo que también afectó la elección de un equipo de fútbol para su hijo, que desea llegar lejos en el deporte rey. Lo que tenía verdaderamente claro la artista era que no le apetecía en absoluto seguir viviendo en América, y Europa siempre la ha cautivado.

Comentarios

comentarios