Compartir
Los Amigos Invisibles ‘El Paradise’

Los Amigos Invisibles no paran, son ya más de 20 años desde que lanzaron su primer disco de estudio por allá de 1995, el A Typical and Autoctonal Venezuelan Dance Band, y como ya sabemos, la banda venezolana comandada por Julio Briceño es garantía de groove, mucho groove.

Los Amigos Invisibles, ahora integrados solamente por Briceño, José Rafael Torres (bajo) y Juan Manuel Roura (batería), comparten créditos en El Paradise, su noveno disco de estudio con Kinky en “Anestesiada”, Elastic Bond en “Espérame”,  Los Auténticos Decadentes en “Aquí Nadie Está Sano” y Oscar D’Leon en “Sabrina”, colaboraciones top, de las cuales Briceño comentó que “está muy emocionado por el resultado”

El primer corte del álbum “Dame el mambo” es una invitación a ese paraíso irreal al que te lleva la música de Los Amigos Invisibles, y es justo en esta canción donde Briceño nos deja la declaración de principios de la banda; “Groovey baby groovey” se escucha a mitad del tema.

Mucho funk y ritmos latinos encontraras en El Paradise y Mamel, baterista de los Amigos, comentó a Crónica que “es un disco que proviene mucho de jams, más que venir de una composición concebida, fue meternos a un estudio  más de un año y medio y tirar ideas; luego esas ideas se juntan con otra y queda chévere.

Por su parte, “El Catire” Torres, bajista de los Amigos declaró que “Suena muy fresco, es el sonido funky caribeño de Los Amigos Invisibles, con el espíritu de siempre, pero más nuevo, trabajamos con Enrique González con un proceso muy interesante de grabación, porque Enrique se tomó el trabajo de que en la grabación se viera la energía que nosotros tenemos en un show en vivo, creo que ese acercamiento a la grabación se siente, se siente muy fuerte; otra cosa interesante es la influencia de la locación a tu música.

Los Amigos Invisibles se presentarán el próximo 3 de junio en el World Trade Center de la Ciudad de México, pero antes, el 31 de marzo, estarán en la ciudad de Monterrey en el Pa’l Norte y el 1 de junio en Guadalajara.

Texto: Karla Cantu

Comentarios

comentarios

Compartir