Phil Collins en Monterrey

Uno de los más grandes músicos británicos se presentó este 7 de marzo en el Auditorio Citibanamex ante más de 8,000 personas.

Con 100 millones de discos vendidos, álbumes #1 en todo el mundo, y canciones que han formado la banda sonora de la vida de millones de personas, Phil Collins llegaba como lo que es, una leyenda, cuyo trabajo ha sido aclamado mientras una nueva generación de artistas continúa descubriendo su legado tomando como inspiración su increíble carrera.

The Pretenders fueron los encargados de abrir el show en punto de las 8:20 p.m. con su glamorosa y elegante vocalista Chrissie Hynde, así como su legendario baterista Martin Chambers entrando a escena junto a sus compañeros Nick Wilkinson, James Walbourne y Eric Heywood. El publico los reconoció de inmediato dándoles una cálida bienvenida al grupo, el cual promociona actualmente su nuevo álbum Alone.

Y fue este mismo tema el que dio comienzo a la noche de rock. “Alone” con acordes muy al estilo del clásico Pretenders sonó y puso en sintonía al público que estaba llenando las butacas del recinto.    

Tras finalizar su segundo tema “Talk of the Town”, Chrissie Hynde agradeció al público y comento que estaba muy emocionada ya que en su carrera de 40 años en el grupo este día era la primera vez que se presentaban en México, momentos después pidió a su staff una guitarra eléctrica y pidió al público que la acompañara con el siguiente tema el cual fue su clásico de 1984 “Back on the Chain Gang” la cual fue vitoreada por el público y los teléfonos inteligentes se alzaron para grabar el momento.

La noche continuo con temas como “Private Life” , “Thumbelina”  la cual desperto gran expectación ya que pertenece al álbum Learning to Crawl (1984) y con su ritmo rocanrolero prendió al público, el cual tuvo oportunidad de escuchar un gran solo de guitarra de James Walbourne el cual dio gala de sus habilidades bajo las 6 cuerdas.

Sonaron la delicada “Hymn to Her”, en seguida “Kid”, “Message of Love”, “Brass in Pocket”. En este punto Hynde nos presentó un tema de Bob Dylan “Forever Young”.  

La noche se acercaba a su final y The Pretenders dejaron caer sus éxitos: el mítico “Don’t Get Me Wrong” así como “I Will Stand by You”, el cual ya dejó de pie a los asistentes al evento.  

Los chicos del new wave se despidieron con “Mystery Achievement” y “Middle of the Road”. El público que ya abarrotaba el Auditorio Citibanamex continuaba de pie y les entregó su reconocimiento a la banda, los cuales ofrecieron una gran presentación fresca y divertida, llena de glam, punk y rock.

Pero era el turno de un grande llamado Phil Collins.

En punto de las 10:10 p.m. Phil Collins entró al escenario caminando con un bastón y colocándose en la mitad del escenario, con paso lento pero seguro empezó a saludar al público el cual estalló en gritos y aplausos.

Collins se dirigió a una silla de metal rodeada de 2 reflectores gigantes que fungen como trono para uno de los reyes del Rock Progresivo de los 70’s y Rock Pop de los 80’s. Su voz clásica e inconfundible, que al paso de los años sigue intacta y continua deleitando a sus seguidores como si fuera 1975.

Phil Collins presentó su tour The Legendary Phil Collins Live! y tuvieron que pasar 24 años para que los regios volvieran a disfrutar de esta leyenda viviente de la música británica. 

Con un sold out y cifras oficiales de 7 mil asistentes, la noche comenzó emotiva así como romántica con el gran éxito “Against All Odds” el cual dejo al público de pie y cantando cada estrofa como si de un himno se tratase. Y es que cada tema presentado por Phil Collins era tratado de esa manera.  

Emocionado con la reacción del público, Collins intento hablar en español y solo pudo decir gracias, comentó que esto era todo su español y que intentaría hablar muy lento su ingles a lo que el público respondió con aplausos y risas.

Continuo la velada con “Another Day in Paradise” y “Missed Again”. Después de una pequeña pausa Phil decidió dirigir a su público hacia los temas clásicos como “Throwing It All Away” y “Follow You, Follow Me” los cuales pertenecen a Genesis y eran interpretados por Peter Gabriel al inicio de los 70’s.

Cabe mencionar que tras la salida de Gabriel, Collins, que en ese entonces se desempeñaba en la batería de Genesis, pasó a ser vocalista principal dándole al grupo un nuevo rostro al mundo. Con su simpatía, excelente voz,  maestría en la batería así como una visión musical más fresca y divertida logro hacer explotar aún más a Genesis en el ámbito mundial.

En “Who Said I Would” levanto al público nuevamente de sus asientos y fue en este momento en que Collins presentó a sus compañeros de tour, su grupo musical compuesto de un total de 10 integrantes en los cuales cabe mencionar a Daryl Staumer (Ex Genesis) el legendario y virtuoso bajista Leland Sklar y por supuesto su hijo de 16 años Nicholas Collins quien se llevó una ovación del público por su gran energía y alegría al mando de las batacas.

El grupo se preparó para interpretar “Separate Lives” y la grandiosa “Something Happened on The Way to Heaven”. Las luces se apagaron para crear la atmósfera perfecta en “In The Air Tonight”. En total obscuridad y con un dueto con su corista el público levanto sus teléfonos inteligentes y acompañaron con sus luces la romántica interpretación de esta mítica balada. 

La noche se animó con “Can’t Hurry Love” y “Dance Into the Light” que Phil coreó junto con el público y la diversión ya llenaba todo el recinto.

Pero el ambiente festivo solo estaba comenzando, ya que Collins estaba por lanzar su triplete de himnos.  “Invisible Touch”, “Easy Lover” y “Sussudio” hicieron que el público brincara de emoción y gran parte de los asistentes, ya estaban al pie del escenario tratando de estar más cerca de su ídolo.

Fue en el tema “Sussudio” donde Phil Collins se despidió y la gente, ovacionó su presentación dándole las gracias por su impecable interpretación.

Así, Phil Collins se levantó de su estrado y se dirigió a la salida del escenario acompañado de gritos y aplausos pero el público quería más y lo comenzó a llamar hasta que apareció de nuevo para una canción más que en este caso fue “Take Me Home”.

El Auditorio canto al unísono esa estrofa de “Take Me Home” hasta el último minuto del día 6 de marzo ya que en punto de la media noche la presentación finalizo con un Collins totalmente entregado y con una fuerza interior que se notaba aun y cuando todo el concierto permaneció sentado en su silla – trono. El rey sigue vivo y sigue conquistando.

Fotografías: Abraham Soto

Comentarios

comentarios