Compartir

Reseña: Kings of Leon – WALLS

Han pasado casi 10 años para que el clan Followill lanzara su mejor disco en casi una década.

Después de encaminarse hacia el mega estrellato por ahí del 2008 con Only by the Night, todos los álbumes posteriores de Kings of Leon han sido levemente orientados hacia esos fans que fueron perdiendo. Esto, gracias a que el enfoque hacia el garage rock de sus primeros discos fue totalmente destruido en la época de “Sex on Fire”. Aceptémoslo, los Kings of Leon han pasado de ser los tipos cool con guitarras y ropa sucia del 2003-2006 a los perseguidores de éxitos pop tamaño estadio que son a partir del 2007.

Para WALLS, su séptimo disco de estudio, el cual está bajo la producción de Markus Dravs (Arcade Fire, Coldplay, Mumford & Sons, Florence and the Machine), la banda ha dejado de preocuparse sobre este tema y simplemente se han dedicado a hacer música que les guste a ellos, sin importarles un demonio que piensen sus fans y sus críticos. Y la mejor muestra de esto es “Muchacho”, una canción con calipso, sí, cualquier banda de rock que le inyecta calipso a alguna de sus canciones, claramente no le importa lo que piensen de ella.

El primer sencillo que lanzaron, “Waste a Moment” tiene ese tono áspero que caracteriza a la voz de Caleb, una pieza no muy alejada al ritmo de “Sex on Fire” que tiene todos los galones para convertirse en todo un canto masivo en cualquiera de sus próximos conciertos. Mientras que “Reverend” mantiene un bajo enfoque en los coros, “Around the World” busca, exageradamente, ser radio friendly, y de hecho, lo logran repitiendo alegremente –been around the world- una y otra vez.

Para nadie debe ser sorpresa lo dominante que son Kings of Leon comercialmente hablando. Junto a los sencillos ya lanzados, “Eyes On You” y “Over” confirman esto. La primera siendo lo más destacado del álbum y lo que más nos recuerda a sus primeros trabajos, mientras que en “Over” vemos a Jared hacer uso de un persistente bajeo en esta escandalosamente hinchada y obscura melodía.

Kings of Leon no se ha distinguido por ser la banda más letrada del universo y líricamente, este álbum no es la excepción. En WALLS, vemos a un KOL básico y simple, pero eso no es malo, es aquí cuando la banda ha recetado sus mejores cortes. Y si bien, el disco le da ese, tan necesario, aire fresco que necesitaba la banda, no termina por convencernos del todo. Hay temas que parecen de relleno, como “Wild” o “Conversation Piece”.

WALLS aparentemente es un acrónimo de We Are Like Love Songs (todos somos como canciones de amor) pero aquí no encontramos algo digno de “On Call” o “True Love Way”, la única balada es el tema homónimo del álbum, que después de cierto tiempo uno se queda esperando por el clímax de la canción.

Canciones clave: “Waste a Moment”, “Eyes On You” y “Around the World”

Texto: Víctor Moreno

Comentarios

comentarios

Compartir