Reseña: Garbage – Strange Little Birds

Recuerdo la primera vez que descubrí a Garbage, era 1998 y la banda acababa de lanzar Version 2.0. Me sentía como un bicho raro en la preparatoria y empezaba a encontrar desahogo en la música. Eran tiempos en los que el nü metal (que nunca me termino de gustar) marcaba tendencias, y el rock alternativo venía saliendo de una cruda post-Nirvana. Sin embargo, había una banda que mandaba un mensaje con el cual sentía identificarme, esa banda era Garbage.

Ese mensaje sigue vivo después de 8 años, ya que con Strange Little Birds, el sexto álbum de estudio de la banda integrada por Shirley Manson, Butch Vig, Steve Marker y Duke Erikson, regresan a sus orígenes. Por un lado, retoma la vulnerabilidad y melancolía de sus primeros dos trabajos, pero con ese toque tétrico y obscuro que tanto agrada a sus fans.

https://www.youtube.com/watch?v=hSa_hbutFt0%20

Es un disco tan obscuro que “Sometimes”, el track que abre el disco, empieza con la siguiente frase –Sometimes I’d rather take a beating… I learn more when I am bleeding

“Hay cosas en mi vida de las que siempre quise hablar pero me daba mucho miedo abordarlas, o simplemente no tenía las herramientas adecuadas para hacerlo, porque me han marcado mucho. Así que, veía a este disco como una oportunidad de hacerlo, quería hacerlo vulnerable” declaró Shirley Manson.

Así, las letras de este disco descubren a una Shirley Manson hablando de esperanza, amor, inseguridad y mucho conflicto interno, todo eso, sin perder el filo grunge de sus guitarras, gracias al infravalorado Steve Marker. “Empty”, “Blackout”, “Magnetized” y “We Never Tell” son la clara muestra del sonido noventero replicado en este álbum.

Otra de las joyas del disco es “So We Can Stay Alive”, llena de guitarras estilizadas y con una atmosfera pop que hará que los fans más acérrimos de la banda se regocijen de emoción. “Even Though Our Love Is Doomed” y “If I Lost You” funcionan tan bien, gracias a la voz de Manson, quien le da ese toque conflictivo y emotivo que se necesita para transmitir el dolor y la agonía de un desamor, pero a la vez dotar de esperanza el mensaje de la canción.

Sin duda, con Strange Little Birds, Garbage regresa con hambre, retomando la fórmula de sus primeros dos discos pero sin dejar de aventurarse por territorios marcados por la pauta de ese genio de la producción y mezcla que es Butch Vig, quien contó, para este disco, con la ayuda adicional de Billy Bush.

En definitiva, Strange Little Birds es el mejor álbum de Garbage en poco más de 15 años.

Canciones clave: “Empty”, “So We Can Stay Alive” y “We Never Tell”.

Texto: Víctor Moreno

Comentarios

comentarios