Compartir

 Que hacer y qué no hacer en una barbería

¿Moda, tendencia, llegara para quedarse? Las peluquerías para hombres o como hoy las conocemos, barberías (o porque en ingles todo vende más en esta ciudad), las barber shops, están pululando. Queremos vivir la experiencia, la deseamos y podemos pagar sumas exorbitantes solo por acudir a dichos lugares, pero que pasa cuando ni nosotros sabemos qué onda con ellas.

barba_a_la_carta_las_mejores_barberias_del_mundo_2449_618x

Así como algunas chicas jugaban a maquillarse de pequeñas, nosotros en ocasiones jugamos a rasurarnos, a tener barba y hacer lo que nuestros padres posiblemente realizaban: el rito para lucir pulcros antes de irse a trabajar. Cuando acudimos a uno de estos sitios es como si regresáramos al pasado, además de “jugar”, nos damos un apapacho. Aunque existe algo de lumber-sexualidad en el proceso, no deja de tener una metro-sexualidad, porque cuidamos el cabello, la barba, acudimos a los barberos cada 15 días para que no se pierda la figura o el estilo, solemos pagar por productos que le darán una apariencia brillosa, tersa y suave a nuestra barba y cabello.

Cuando asistas por primera vez a uno de estos recintos debes tener en cuenta que:

  • Los barberos y los peluqueros utilizan un vocabulario específico de su profesión. Aprender este vocabulario puede ayudar a cualquier hombre a conseguir siempre el peinado que desee, niveles, nombres de cortes, etc.
  • Para que tu corte sea lo que deseas, debes saber a dónde ir. Pide consejo a personas que ya hayan vivido la experiencia.
  • Los peluqueros no son adivinos, no saben que deseas o esperas. Te corresponde llevar una imagen, ya sea foto o cortes de revistas de lo que gustas se te realice. Te recomiendo que tengas el frente, dorso y reverso del corte, le facilitaras la tarea a quien te atienda.
  • No hables en términos generales. Puedes pedir que te recorten el pelo, pero lo que para un barbero es un recorte, para otro barbero es un rapado al cero. Para evitar este tipo de malentendidos, describe claramente cómo quieres que quede el pelo, y asegúrate de que te entiende sin ningún tipo de duda.
  • Lo más importante SE REALISTA una cosa es lo que se ve en las imágenes de muestra y otra que ese corte se te vea idéntico, ellos son modelos, actores, cantantes. Si tienes poco cabello, o es ondulado, o muy lacio, etcétera, pregunta si ese corte le va a tu cabello, rostro, estilo de vida. Todo esto es básico para saber si tendrás el tiempo y dinero necesario para gastar en productos y utensilios para peinarlo como debe de ser.

razzledazzle-barber-miami

Hablando de la persona que te hará lucir como gustas, fíjate en los siguientes seis puntos en tu peluquero:

  1. Que tu peluquero o barbero esté listo para comenzar en su puesto de trabajo siempre con algo de antelación.
  2. Que tenga los aparatos y herramientas limpias y a la mano.
  3. Que sea cortés, siempre con una buena disposición.
  4. Aspecto pulcro, limpio, que vista bien y manteniéndose libre de malos olores corporales y con un aliento fresco.
  5. Que sea preciso y cuidadoso en cada proceso.
  6. Que haya una comunicación directa y precisa antes de que realice el corte, aclarar dudas de cómo lo debes peinar, si es el indicado para ti, si tu cabello está preparado para ese corte, etc. Habla claramente del corte que quieres y de los peinados que te gustan, él te indicara la manera de conseguir los resultados deseados. Por ejemplo, merece la pena esperar a oír la opinión del peluquero en lo que respecta a las patillas y al cogote, porque quizás no vayan bien con el nuevo corte.

Espero que te sirvan en tu próxima visita y en el momento de tomar la elección de tu barbería.

Nos leemos en la próxima.

Texto: Etto Santana

Comentarios

comentarios

Compartir