Compartir
Live Out 2017

Live Out 2017

Para los amantes de la música internacional en Monterrey, el festival Live Out 2017 es el más esperado del año. Ahora, tras tres ediciones, ha quedado claro que el Live Out es uno de los festivales más grandes del norte del país. Más de 60 mil personas disfrutaron de una intensa jornada musical.

Para un fan de verdad no importa si son las 11 de la noche o las 12 de la tarde, su único propósito es ver a ese artista que admira y así pasó con muchos para ver a Cuco. Este artista ha empezado a ganar notoriedad y de poco a poco se ha ganado el respeto de muchos. Su setlist fue corto, pero lo necesario para empezar el Live Out de excelente manera. A diferencia de cómo suena en las grabaciones, aquí hizo modificaciones leves en sus canciones para que pudieran ser mejor presentadas en vivo, también la gente que lo acompañaba se prestaba para emocionar a la gente y pasarla bien. Ya al final termino con “Lo Que Siento” que les dio muchísima felicidad a los asistentes.

Pumarosa

El punk rock aún no ha muerto y eso nos lo demostró The Cribs, canciones como “Men’s Needs” y “Hey Scenesters!” llenaron de recuerdos a aquellos que han estado siguiendo a la banda desde hace años. Desde 2008 que no pisaba estas tierras y aún conservan ese toque de banda sencilla, sin gran producción y con una lona en vez de visuales pudieron hacer muchísimo más que otros artistas de mayor jerarquía.

Live Out siempre se ha aventurado a tener actos de electrónica con djs que se salgan de lo ordinario. Big Wild tuvo la tarea de prender el escenario Heineken. Acompañado solo de sus instrumentos y caja de sonidos logró poner un buen ambiente entre un público que lo disfrutaba debajo de un fuerte sol acompañados en muchos vasos de sus bebidas. Tocando desde canciones como de los Black Eyed Peas hasta creaciones propias provocaron un baile masivo. Aunque este joven no lo disfruto mucho que digamos.

Otra de las opciones dentro del Live Out era la Heineken House, que se llenó de beats, cortesía de Heineken.

Tras la demora de Big Wild, The Growlers comenzaron su set un poco más tarde. Sin embargo, ya habían juntado una cantidad generosa de espectadores. Pocos eran los que verdaderamente seguían la letra a sus canciones pero la banda logró hacer que todos bailaran.

Fue Delicate Steve el que abrió el set, dándole la entrada al conocido Brooks Nielsen. Su setlist incluyó los éxitos de City Club junto a algunos de álbumes anteriores. Como ya se esperaba por estar en México tocaron “Monotonía”, la pieza que ya muchos conocen por su coro en español.

El turno erá de Bob Moses, y el dúo canadiense siempre se ha caracterizado por hacer sonidos que se prestan mucho para bailar y disfrutar. Con una hora de presentación interpretaron canciones como “Tearing Me Up” y “All I Want” que son de sus más conocidas. Desde que empezaron a tocar se veía como gente que los desconocía se iban acercando cada vez más al escenario para al final de su show encontrarse reunida una gran multitud de personas que aun siendo temprano ya se encontraban disfrutando el festival.

Portugal. The Man reanudo las acciones en el AT&T Stage.

Feel It Still” fue la razón porque se presentó una multitud para presenciar el set, pero los Lords de Portland gancharon al público desde que abrieron con “For Whom The Bell Tolls” de Metallica y “Another Brick In The Wall pt. II” de Pink Floyd. Por ser su primera presentación en la ciudad, el grupo incluyó en su mayoría algunos éxitos de Evil Friends (2016) junto con Woodstock (2017), dejando espacio para un par de trabajos anteriores hasta cerrar con “Don’t Look Back In Anger” de Oasis. De manera objetiva, fue un set magnífico en cuanto al profesionalismo de la banda y sus habilidades musicales.

Pocas bandas logran provocar tendencias con tan poco tiempo, Glass Animals es una de esas. Esta agrupación se ha convertido en una de las bandas indie más influyentes de los últimos tiempos. Empezaron con “Life Itself” de su última producción. Al pasar las canciones los visuales iban con un tono parecido a los temas que interpretaban como en “Season 2 Episode 3” que se enfocaron a transmitir imágenes muy retro como si de un videojuego se tratara. Después de eso se dio un giro totalmente radical y el espectáculo pasó a ser todavía más prendido con un equipo de iluminación que dominaba el escenario.

Gooey” y “Agnes” fueron totalmente coreadas por un público que se encontraba conectado con los artistas y estos lo apreciaron en cada momento y no pararon de dar elogios en cada oportunidad que pudieron. Para terminar, hicieron una interpretación propia de “Crazy” con la cual se llevaron gran parte de la noche.

Y si hay una banda capaz de provocar un nivel altísimo de euforia, esa fue Paramore. Hayley Williams y los suyos brindaron una actuación llena de energía.

El turno era para Interpol, quienes cerraron su gira en celebración por los 15 años de su disco Turn On The Bright Lights. Paul Banks y los suyos salieron y con maestría, euforia y mucha energía, lograron conectar con toda la gente que se reunió en el Heineken Stage. Sin duda, fue un cierre espectacular para su tour y hasta tiempo les dio para tocar “The Heinrich Maneuver“, “All the Rage Back Home” y cerrar con “Slow Hands“.

Con el festival ya en su máximo esplendor se presentó The xx; la simplicidad de Romy, Sims y Jamie xx cautivaron al público con sus melodías románticas y soñadoras. El contraste entre sus canciones solemnes y cálidas no fue impedimento para que el público las coreara y bailara durante toda esa hora. Romy hablaba en ocasiones, en un tono tan suave que no muchos la escuchaban. Por el otro lado Oli Sims, conocido por ser el menos penoso, tomó la participación más activa de los tres. Él tomó la bandera de México e incluso se alejó de su emblemática ropa negra para ponerse una camiseta de Paramore Hayley Williams tomó sus redes para hacerlo saber.

La música de Phoenix es un sueño, su set fue lo mismo. La combinación entre sus visuales y piezas musicales desenvolvió el espectáculo ideal para cerrar el festival con broche de oro. La banda tocó material reciente como “J-Boy“, “Ti Amo” y “Fior di Latte” junto a material anterior como “Long Distance Call” e  “If I Ever Feel Better“. Por supuesto, también dejaron espacio para los éxitos como “Lisztomania“, “Entertainment” y “1901“. Todas estas canciones son solo una porción de la fascinante presentación. Ya llegando al final, Thomas Mars animó a la multitud al acercarse más a ellos, tomando la bandera de México y motivándolos a cantar hasta que no pudieran más.

#Phoenix cerró esta edición del #LiveOut dejando un gran sabor de bocas entre todo el público

A post shared by MTY360 (@mty360) on

Fotografías: Alberto Mandujano y Martha Davalos

Texto: Paulina Gonzalez, José Herrera y Víctor Moreno

Comentarios

comentarios