Greta Van Fleet regresa

Greta Van Fleet regresa

Formados en el 2012, Greta Van Fleet está conformado por tres hermanos: el vocalista Josh Kiszka, el guitarrista Jake Kiszka, el bajista Sam Kiszka y el baterista Danny Wagner. Todos originarios de Michigan.

Desde que la banda lanzó, en el 2016, ‘Highway Tune’, su sencillo debut, hubo quienes los criticaron por ser una copia de Led Zeppelin, y otros que los elogiaron por devolver ese sonido hard rock y blues al rock n’ roll.

Han pasado ya 3 años desde Anthem of the Peaceful Army, su álbum debut, pero la banda ya tiene listo The Battle At Garden’s Gate, su nuevo álbum de estudio, el cuál estará listo en todas las plataformas digitales a partir del 16 de abril.

Como adelantos, la banda lanzó ‘My Way, Soon‘, ‘Age Of Machine’, ‘Heat Above‘ y ‘Broken Bells‘, y explicaron, mediante un comunicado de prensa, que pueden esperar sus fanáticos sobre este nuevo álbum.

The Battle At Garden’s Gate fue grabado en la carretera durante su última gira, por lo que llevó a la banda a empaparse con entusiasmo de nuevas experiencias en un extenso viaje alrededor del mundo.

Mientras conducían hacia los conciertos, Greta Van Fleet pasaron por lugares desconocidos, desde las favelas de Sao Paulo hasta la Costa Dorada de Australia y en todas partes, conociendo y disfrutando de conversaciones con fanáticos y otros músicos que les abrieron nuevos mundos. Para culminar la era llena de cambios, el cuarteto se mudó de Michigan a Nashville, sumergiéndose en la rica historia de la Ciudad de la Música. La fusión de todas estas experiencias les abrió los ojos a nuevos mundos asombrosos de cultura, historia, filosofía y espiritualidad, y marcó el comienzo de una forma completamente nueva de ver la vida y el enfoque de su música.

En consecuencia, Greta Van Fleet vertieron todo lo que experimentaron en estas nuevas canciones: la música refleja su crecimiento espiritual e intelectual, una mayor conciencia de las desigualdades que plagan el mundo moderno y una profunda empatía por lo que otras personas están pasando.

«Nos dimos cuenta de que mientras crecíamos, habíamos estado protegidos por muchas cosas y no estábamos conscientes de muchas otras», dice el baterista Danny Wagner. «Y luego fuimos arrojados a este enorme mundo, y al principio fue un choque cultural. Pero cuando comenzamos a viajar mucho, a conocer gente nueva y diferente y experimentar diferentes culturas, nuestra definición de ‘normal’ cambió».

«Supongo que todo ha cambiado excepto lo que nos trajo aquí en primer lugar», agrega el bajista Sam Kiszka. «Todo: nuestra percepción del mundo, la percepción de la vida misma, lo que significa ser un artista, lo que significa ser parte de una sociedad hermosa. Hemos obtenido una mayor comprensión de por qué estamos todos aquí».

Sónicamente, The Battle At Garden’s Gate también se siente vigorosamente moderno, una encarnación de la libertad musical mezclada por géneros. Grabado en Los Ángeles con Greg Kurstin (Foo Fighters), el álbum es ambicioso y expansivo, marcado por viajes épicos, y que cuenta con ganchos de coro imponentes y letras al estilo de rip-it-up-and-start-again.

El futuro no está escrito y el cielo es el límite para estos curiosos viajeros y buscadores de la verdad. El vocalista Josh Kiszka dice, «ciertamente después de esto, hemos crecido de muchas maneras. Este álbum nos ha enseñado mucho, sobre la vida en general, sobre nosotros mismos, sobre todos nosotros, sobre el mundo en el que vivimos».

Greta Van Fleet regresa con The Battle At Garden’s Gate el 16 de abril.

Síguenos en Instagram

Comentarios

comentarios