Las 10 mejores canciones de Arctic Monkeys

Justo el 23 de enero del 2006, la banda conformada, en ese entonces por Alex Turner, Jamie Cook, Matt Helders y Andy Nicholson, que después dejaría la banda, lanzaría Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not y tomarían el mundo por sorpresa, ganando incontables premios, entre ellos álbum del año por las revistas Time Magazine, NME, Hot Press y Crossbeat Magazine.

Más allá de eso, y más de una década después, los Arctic Monkeys siguen siendo el objeto de deseo, llenando arenas, agotando localidades de sus tours y siendo exigidos y demandados en prácticamente los 5 continentes.

Celebramos a una de las bandas más populares de este siglo, así es, los Arctic Monkeys y sus 10 mejores canciones.

10) A Certain Romance

La canción con la que cierran su álbum debut trata sobre la aceptación de crecer dentro de una generación en la que formas parte y que quieres cambiar, pero debes aceptar que siempre será lo mismo.

9) The View From the Afternoon

Que mejor manera de empezar tu álbum debut con este intro, poder, rock, actitud y enseguida lanzar el mensaje de toda una generación “Anticipation has a habit to set you up/For disappointment in evening entertainment but”. Aquí Alex Turner nos cuenta las noches de parranda y los hábitos que tienen casi el 90% de los adolescentes, mandar el típico mensaje malacopero antes de que amanezca, tema que retomo en “Why’d You Only Call Me When You’re High?” del más reciente disco AM.

8) Crying Lightning

El tercer álbum de Arctic Monkeys, Humbug, llego un año después de la colaboración entre Turner y Miles Kane con The Last Shadow Puppets, así mismo, fue producido por Josh Homme de Queens of the Stone Age por lo que fue un parteaguas en el sonido de los Arctic Monkeys, ya que aquí la inquietud de la banda por explorar y expandir su sonido daría pie a uno de los álbumes más exitosos de los últimos tiempos, el AM.

7) Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair

El primer sencillo de Suck It And See significó otro giro y un alejamiento a su distintivo sonido ingles que tipifico los comienzos de la banda. “Don’t Sit Down Cause I’ve Moved Your Chair” está impregnada de un stoner rock que no esperabas escuchar de una banda a la cual, nunca le importó arriesgarse en su sonido.

6) When the Sun Goes Down

El segundo sencillo de su disco debut, también llego al puesto #1 de los charts, y demostró que Alex Turner tenía talento para contar historias. Inspirado en las letras de Jarvis Cocker de Pulp, la canción es agresiva, dinámica y llena de remates escandalosos por parte de Matt Helders en la batería.

5) Fluorescent Adolescent

El segundo disco Favourite Worst Nightmare capitalizó el gran momento que vivían los Arctic Monkeys, lanzado tan solo 15 meses después de su primer LP, la banda fue esta vez producida por James Ford, de Simian Mobile Disco y también miembro de The Last Shadow Puppets, dándole una dimensión más dance a los tracks de los Arctics.

4) 505

El sample utilizado en el órgano de la canción proviene de una canción de Ennio Morricone tomada del soundtrack de El bueno, el Malo y el Feo. La canción despega lentamente y se ha convertido en la balada clásica de la banda. La letra de Turner aquí es de lo más tierna y climática posible. “But I crumbe completely when you cry”.

3) Do I Wanna Know

La canción con la que abren AM, se convirtió en todo un himno por allá del 2013. Todavía es fecha en la que ese intro tan sexy no se nos sale de la cabeza, cortesía de Jamie Cook. El álbum y esta canción derrochan psicodelia, blues y rocanrol a la vieja usanza.

2) R U Mine?

El punto de inflexión. Sin duda, R U Mine? Significó un cambio de dirección más stoner, más roquero, es cuando los Arctic dejaron de usar denim jackets y abrazaron el gel y las chamarras de cuero. Mucha madurez y evolución que los llevó hasta donde están ahora.

1) I Bet You Look Good on the Dancefloor

Alex Turner empieza diciendo “Don’t Believe the Hype” (No le crean a la expectación). En ese entonces, la banda había sido el objeto del deseo de los sellos independientes y para la gente, que compartía su música en redes sociales sin parar. Era el año 2006 y una cosa llamada MySpace convirtió a los Arctic Monkeys en la banda con más hype de Inglaterra. Esta canción sigue siendo su más grande éxito y las influencias del garage rock son los cimientos de una de las bandas más excitantes de este milenio.

Comentarios

comentarios