Reseña: Arctic Monkeys - Tranquility Base Hotel & Casino

Reseña: Arctic Monkeys – Tranquility Base Hotel & Casino

Fueron 5 años muy largos dónde Arctic Monkeys se mantuvieron alejados de los estudios, su álbum AM fue un golpe a la industria y sus canciones permearon tanto que se volvieron clásicos instantáneos para miles de personas. Es imposible hoy en día conocer algún fanático del rock que no conozca “R U Mine” y “Do I Wanna Know?”, pero también es perjudicial para la agrupación, esto, por el hecho de siempre ser identificados con algo tan grande, aún teniendo discos tan buenos. Ellos son una banda que cada producción marca una evolución creativa y un estilo diferente, con este caso no era algo diferente, bien lo dijo Alex Turner para una entrevista al sitio web Introse desarrolló (el nuevo disco) en una dirección que pronto me hizo darme cuenta de que no tenía absolutamente nada que ver con lo que la gente esperaría de un disco de Monkeys”.

Ya lejos han quedado esos acordes de “Mardy Bum” que es de mis favoritas de Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not que fue su material debut, en esa canción se sentía la energía de la juventud y contenía la voz adolescente de su vocalista.

Hoy por hoy, lo que uno siente al escuchar Tranquility Base Hotel & Casino, es la madurez que han alcanzado y cómo ya tienen otra visión sobre la música. En este nuevo álbum, Turner deja fuera esos gritos que eran tan característicos en sus primeras entregas para ser una voz que se combina con la melodía para crear una ambientación más relajada.

No porqué este hecho de manera más tranquila significa que por eso dejan de innovar, se escuchan una gran cantidad de sonidos a los cuáles no nos tenían acostumbrados y juegan más con los instrumentos ya característicos como aquellos riff de guitarra que ahora son acompañados la mayoría del tiempo con un piano en vez de una batería cómo solía ser.

Cuando en AM, la mayoría de los temas buscaban tener ese toque cool y rockero, transmitían esas ganas de vestir chaquetas de cuero negras acompañadas de los lentes de sol más extravagantes que pudieras encontrar. Ahora eso pasa de lado, siguen manteniendo ese toque cool pero con otro enfoque, uno siente esa vibra de querer estar en un lounge acompañado de una buena bebida y sintiendo todo el mundo a tu alcance.

Podría decirse que el disco esta construido en loop, muchas canciones se parecen y pierdes después de un rato la noción de cuanto tiempo llevas escuchándolas, pero hay algunas que se alzan sobre la mayoría como lo son “Four Out Of Five”, “The Ultracheese”, “Bathphone” y “Star Treatment”. Las 4 anteriores son la forma mas rápida de disfrutar todas las innovaciones que tienen por ofrecer, así como también sentir esa influencia que podría abarcar desde Father John Misty hasta el mismísimo David Byrne.

Es muy probable que muchísimos fans se sientan divididos sobre si es bueno o no, pero quitándose ese prejuicio y esas expectativas que este grupo genera, hay que decir qué es un material excelente y qué no le debe nada a nadie.

Mientras tanto, hay que esperar a ver si los llegaremos a ver en algún festival en México como lo es el Corona Capital, para el cuál, suenan muy fuerte para ser los headliners.

Tracklist:

  1. Star Treatment
    2. One Point Perspective
    3. American Sports
    4. Tranquility Base Hotel & Casino
    5. Golden Trunks
    6. Four Out of Five
    7. The World’s First Ever Monster Truck Front Flip
    8. Science Fiction
    9. She Looks Like Fun
    10. Batphone
    11. The Ultracheese

Reseña: José Herrera Montes

Comentarios

comentarios