El juego del calamar

El Juego del Calamar fue una de las grandes sorpresas del año pasado en Netflix. La serie fue uno de los temas más comentados en las redes sociales y se convirtió en una de las series más vistas en toda la historia de la plataforma de la Gran N, incluso, hay quienes también comparaban los trajes de los personajes con los de La Casa de Papel. El fenómeno no ha hecho más que comenzar. 

Estrenada el pasado 17 de septiembre, El Juego del Calamar tiene el honor, por ahora, de ser la serie más vista de Netflix en toda su historia. Por eso, era de esperarse que se renovará a la famosa serie para una segunda temporada.

Después de meses de especulaciones y conjeturas al respecto, Netflix finalmente despejó todas las dudas y anuncio la segunda temporada de El Juego del Calamar.

Pese a que ya estaba prácticamente asegurado que la popular serie volvería con nuevos episodios, Netflix lanzó un breve teaser que de la mano de la terrorífica muñeca Young-hee ratifica de una vez por todas que Squid Game fue renovada para una segunda temporada.

Netflix complementó este anuncio con una carta de Hwang Dong-Hyuk, el creador de la serie.

En la declaración Hwang indicó que tardó 12 años en realizar la serie, pero en solo algunos días la serie se convirtió en todo un fenómeno. “Como escritor, director y productor de El Juego del Calamar envío un gran saludo a los fanáticos alrededor del mundo. Gracias por ver y amar nuestro show”, señaló.

Dong-hyuk no ha querido desvelar todavía muchos detalles de lo que está por llegar en la segunda temporada, pero sí ha prometido que «Gi-hun volverá y hará algo por el mundo«. Teniendo en cuenta el final de la primera temporada, estaba claro que el personaje interpretado por Lee Jung-jae tenía cuentas pendientes por resolver.

Dong-hyuk adelantó que en la segunda temporada le gustaría ahondar en la historia del líder del juego, el detective que investiga lo que está sucediendo y el misterioso reclutador de jugadores. Eso supondría que tanto Lee Byung-hun como Wi Ha-joon y Gong Yoo también volverían para la segunda temporada.

¿Cómo empezó todo?

En la serie, durante los primeros dos episodios nos introducen a la mecánica de este juego, que tiene su origen en una actividad física para niños. Luego conocemos a su personaje principal, el desdichado Seong Gi-hun (interpretado por el actor Jung-jae Lee), junto con los antecedentes de sus miserias: desempleado, adicto a las apuestas y principalmente con deudas hasta el fin de sus días, como todos quienes aceptan participar en el dichoso concurso del molusco, que más que un juego es una competencia a muerte a cambio de un generoso botín.

En esta dinámica se distingue la violencia sin censura, que proviene, entre otros, de una muñeca robótica sobredimensionada, más escalofriante que la embrujada Annabelle.

El juego del calamar es violencia sádica pura y dura.

Corría el año 2008, cuando Hwang Dong-hyuk comenzó a forjar la idea de El juego del calamar. Más de una década después, el cineasta surcoreano ha conseguido trasladar este imaginario a Netflix a través de la serie, una competición por la supervivencia que está cosechando los mejores elogios del público y grandes datos de audiencia en la plataforma.

Con el éxito obtenido, Netflix publicó un metraje sobre el rodaje de la ficción. Así podemos ver algunos de los momentos más relevantes y compartidos en redes sociales, como el de la niña robot en el juego Luz roja, luz verde. Un personaje nacido a través de las historietas de los cómics de Cheolsoo y Younghee. 

Aunque previsible en algunos giros, y cierto tono ingenuo que viene bien con la temática, ‘El juego del calamar’ navega hacia un final demoledor, poco agradecido, pero inevitable. La travesía está plagada de tensión, describe un catálogo de personajes que se mueven entre la bondad y la ruindad, además de subrayar los problemas de adicción a los juegos que asolan nuestra civilización, caricaturizando bajo una perspectiva no exenta de moralismo un mundo en franca decadencia. La vergüenza, la redención, el concepto del éxito, los traumas emocionales, la envidia y los anhelos se ven reflejados con un planteamiento bien desarrollado cuya primera temporada cierra perfectamente, no deja ningún frente importante abierto, pero deja algunos flecos que seguramente se tocarán en la segunda temporada.

Comentarios

comentarios