Compartir
Foto: Notimex

Reseña: Guns N’ Roses en México

Guns N’ Roses es un torbellino, una fuerza implacable capaz de despertar todo tipo de sentimientos en los fans de la banda. Este pasado 20 de abril en el Foro Sol de la Ciudad de México, la banda conformada por Axl Rose, Slash, Duff McKagan, Richard Fortus, Dizzy Reed, Frank Ferrer y Melissa Reese patearon traseros y derritieron cerebros en un concierto que demostró que los Guns N’ Roses están de vuelta, y vienen en serio.

20160420_212713Tan solo escuchar cualquier canción cantada por Axl en donde Slash sea el guitarrista de esa canción, es algo digno de buen rocanrol, y 130 mil asistentes que acudieron a las dos fechas de los Guns en la Ciudad de México no pueden estar equivocados.

Después de que el primer día fuera la locura, la segunda fecha prometía ser especial.

The Cult abrió el telón con su rock duro y potente, con su vocalista Ian Astbury tratando de prender a la gente que ante una imparable llovizna se mantenía a la expectativa por ver que les tenía preparado Axl y compañía.

Eran las 9:40pm y el tema de los Looney Tunes se escuchaba como preámbulo para que el bajo seductor de Duff McKagan empezara a disparar los acordes de “It’s So Easy”.

En seguida “Mr. Brownstone” y “Chinese Democracy” prepararon todo para que “Welcome to the Jungle” y el cantar a todo pulmón de la gente los transportará a una época en donde los Guns N’ Roses eran la banda más peligrosa y volátil del planeta. Eran 4 canciones en donde se notaba que la sincronía y afinidad nunca se perdió. Axl llegando a las altas notas que requerían las canciones, Duff manteniendo el ritmo junto con Frank Ferrer que demostraba que merece todo el crédito del mundo por pegar tan duros y justos batacazos, un Richard Fortus que demostraría su técnica y acople, junto con Slash, quien se llevo la noche por sus clásicos solos de guitarra y su presencia sobre el escenario.

Una noche en donde había gente que demostraba ser tan fan como el que más, al corear canciones como “Double Talkin’ Jive” o “Rocket Queen”, quizás no tan conocidas, incluso con las mismas canciones del Chinese Democracy, “Better” y “This I Love” y “There Was a Time”, la última debut, no solo en el Tour, también era la primera vez que la tocaban con Slash en la guitarra principal.

Algunos “críticos” decían que era nula la interacción de Axl Rose con Slash, pero eso es una blasfemia, Slash se acercaba a Axl, y el lesionado vocalista lo miraba fijamente, como rememorando aquellos tiempos en los que juntos llegaron a la cima del rocanrol.

Con “Estranged” algunos fans llegaron hasta las lagrimas, con “Live and Let Die” y “You Could Be Mine” se armo el mosh pit y a todo esto no había pasado ni una hora de show.

Guns N’ Roses no es una banda que se apega al librito y al setlist noche tras noche, a los tipos les viene bien improvisar y cambiar el orden de las canciones. Esta vez, Duff cantó “New Rose” un cover de The Damned, cuando en la primera noche había cantado “Attitude”, después llegaría uno de los momentos más esperados. Slash + Axl + “Sweet Child O’ Mine”

Ahí disculparan ustedes la calidad de las grabaciones pero entre los baños de cerveza, el mosh pit, la lluvia, la emoción y las lagrimas esto es lo mejor que se pudo grabar.

“My Michelle”, un tema muy menospreciado del Appetite For Destruction haría su aparición para beneplácito de los fans de hueso colorado, y aunque decir que les faltaron infinidad de canciones por tocar como “Out To Get Me”, “Dust N’ Bones”, “14 Years”, “Used to Love Her” o “You’re Crazy” es pedir demasiado, y aunque en esta segunda noche no tocaron “Patience”, “Coma” ni “Civil War”, si tocaron “Don’t Cry” y un debut de la gira, la hermosa oda a la nostalgia “Yesterdays”

Qué decir de los solos de Slash en “November Rain” ante una llovizna torrencial, la emotividad de la canción y el momento no pudo ser más que perfecto. Los Guns provocarían el coro masivo con “Knockin’ on Heaven Door”, no sin antes despedirse por primera vez con “Nightrain” y por segunda vez con la estridente y maravillosa “Paradise City”.

Sin duda, la noche del 20 de abril quedó en la memoria, una noche para enmarcar, en donde Guns N’ Roses demostró que aún puede alcanzar las alturas que encumbraron a la banda en los noventas como la mejor y más peligrosa del mundo. El rocanrol nunca morirá.

Guns N’ Roses Setlist Foro Sol, Mexico City, Mexico 2016, Not in This Lifetime

Texto: Víctor Moreno

Comentarios

comentarios