La mejor canción de The Beatles

Es ‘Hey Jude’, ¿la mejor canción de The Beatles?

Definir cuál es la mejor canción de The Beatles es un acto casi imposible. Para algunos medios como Daily Telegraph es algo nostálgico: “In My Life”, para la Rolling Stone es algo épico: “A Day in the Life”, para NME es algo psicodélico: “Strawberry Fields Forever”. El debate es imposible de resolver si tomamos en cuenta que “Yesterday” es su canción más versionada, “She Loves You” la canción que más vendió y “Hey Jude” la canción que más complace a los fans.

Sobre esto, “Hey Jude” no representa épicos acordes, ni una nostalgia sobre tiempos mejores, es una canción edificante que escribió Paul McCartney en 1968. Pero aún más importante, Sir Paul la escribió para consolar a Julian, el hijo de John Lennon, después del divorcio de sus padres. “Hey Jude” ganó incontables premios y este 26 de agosto cumple 50 años de su lanzamiento en Estados Unidos y el 30 de agosto los cumple en el Reino Unido.

“Hey Jude” no tiene límites, es cantada en estadios de fútbol, de cricket, de beisbol, en anfiteatros, fiestas familiares, karaokes, y en cualquier parte que se te ocurra.

En la Navidad del 2015, el catálogo de The Beatles fue puesto en las plataformas de streaming. Un pequeño chart marcó que las canciones más escuchadas en esa semana fueron “Let It Be”, “Come Together” y sí, “Hey Jude”. Tres años después, agosto 2018, “Hey Jude” continua siendo la canción más escuchada del mes de The Beatles en Apple Music y la #4 en Spotify.

Con empatía y elegancia, “Hey Jude”, es una canción que perdurará por siempre, una canción atípica en su estructura, sin coros, directa para su época, y que McCartney escribió para el hijo de John, Julian, por lo que el título original era “Hey Jules”. Paul siempre tuvo una cercana relación con Julian, incluso en una foto de la época, se ve a McCartney abrazando a Julian y a Lennon muy distante, al fondo de la imagen.

“Está es la mejor canción de Paul” – John Lennon.

Dejemos un poco de lado el significado de las letras de “Hey Jude”, ya mucho se ha hablado, que sí es una canción sobre John, que sí Paul se estaba refiriendo a él mismo, etc. La canción empieza diciendo: “take a sad song and make it better”, lo cual es mentira, una canción triste, no necesariamente es mala. Pero como en la mayoría de las canciones sucede, el significado de las letras no importa tanto, cómo Paul lo dijo en su momento, estás fueron las primeras palabras que se le vinieron a la mente, y cómo sonaban bien, así las dejo.

Desde un principio, Paul McCartney quería que la canción fuera larga, y que el final fuera el final de finales para una balada de piano, la cual quería convertirla en algo épico. Para esto, el productor George Martin, quién se había quejado que la canción ya era muy larga, añadió una orquestra poniéndole un peso específico mayor al final de la melodía. McCartney accedió a ello, pero no a la petición de George Harrison de incluir un solo de guitarra al final. Paul ya lo había decidido.

Con “Hey Jude”, The Beatles crearon el primer himno perfecto para estadios, aquella canción que las masas adoptarían en cualquier situación. A un año de su lanzamiento, la canción ya había sido versionada por míticos como Elvis Presley, Diana Ross, Smokey Robinson y Ella Fitzgerald.

Comentarios

comentarios