Tool, la elusiva banda comandada por Maynard James Keenan ha demorado su quinto álbum de estudio por razones tan diferentes como un lío legal contra una compañía de seguros o el perfeccionismo tan característico de la banda en cada uno de sus álbumes. Aún así, han pasado 13 años desde su último LP, el poderoso 10,000 days, el cual fue #1 en varios países, entre ellos EUA, Australia, Canada, etc.

Pero la espera terminó, y es que finalmente Tool lanzó un nuevo álbum, quizás, el más esperado dentro del rock y heavy metal en el 2019. ¡Fear Inoculum llegó ya al mercado!. La nueva obra ha sido grabada junto al productor Joe Barresi (Queens Of The Stone Age, Chevelle).

El primer sencillo, que lleva el mismo nombre del disco, llegó con tanta anticipación, logrando satisfacer a los fanáticos más acérrimos de la banda, con más de 10 minutos de música.

Sobre el nuevo álbum, Keenan visitó el programa Joe Rogan Experience (ver abajo), y por más de 2 horas y 40 minutos hablaron de distintos temas, menos de Tool, sin embargo Keenan sí dijo que: «Tool es una banda difícil. Somos muy quisquillosos y medio ignorantes sobre lo que pasa con el resto del mundo…. y todo eso del LaserDisc no funcionó para nosotros, así que tenemos algo nuevo llamado media digital y streaming. Vamos a probar eso, a ver como nos va».

Sobre la finalización del disco mencionó: «Me he quitado un peso de encima. En Tool, todo tiene que pasar por un puto comité, es mucho trabajo. Cuando tienes éxito, tu piensas que tienes la razón en todo. No es tan malo con nosotros, pero sí que tenemos esa dinámica.» 

La mejor crítica del álbum que nos hemos encontrado proviene de Binaural, quiénes declaran que: «lo tiene todo. Todo lo que un seguidor del culto de Tool necesitaba para seguir creyendo en su dogma musical: sus clásicos arpegios y riffs envolventes de guitarra, siempre dibujando espirales hacia otro enigma; esa intrincada amalgama de laberintos métricos, capaces de construir y deconstruir estructuras monumentales, capaces de manipular el caos hasta convertirlo en orden; los magnéticos diálogos instrumentales donde bajo, guitarra y batería, en ocasiones, intercambian funciones melódicas y rítmicas; y, cómo no, ese halo místico y trascendental que, curiosamente, en este caso más que en entregas anteriores, se traduce en un discurso central claro, nítido y más conectado con las problemáticas humanas globales de nuestros días de lo que pueda parecer

En cualquier caso, el bloque grueso de Fear Inoculum lo componen siete piezas, y no por casualidad. El siete es el número mágico de este álbum, y de nuevo, Tool pretende adentrarse en una espiral de significaciones ocultas y easter eggs, como no podía ser de otro modo, pues es lo que más les caracteriza y lo que les hace únicos.

Comentarios

comentarios