ronda divisional de la NFL

El impacto de los juegos de la ronda divisional de la NFL

Con la ronda divisional tomando lugar este fin de semana, la temporada de la NFL está por alcanzar su mejor nivel. Esta instancia de la postemporada es particularmente especial, pues la calidad es mayor a la de los juegos de comodines (gracias a que ahora sí jugarán los primeros dos sembrados de cada conferencia) y es la última vez en la que hay cuatro partidos en total. Además, la próxima ronda de los playoffs no solamente está repleta de encuentros que prometen tener un alto grado de entretenimiento, sino que tendrá repercusiones en un plano histórico y alterará el futuro de diversos individuos y franquicias completas.   

  • Colts vs Chiefs (sábado 12, 3:15)

La visita de Indianápolis a Kansas City da mucho a esperar, principalmente del lado ofensivo. Es el encuentro con la línea de puntos más alta (57), y presentará a dos de las cinco ofensivas más anotadoras de la liga. De manera particular, destaca el hecho de que será el debut en postemporada de Patrick Mahomes, quien buscará ser el único mariscal de campo en ganar su primer partido en playoffs del 2018 (Trubisky, Jackson y Watson perdieron los suyos). Jugar por primera vez en esta instancia es un reto de dificultad considerable, evidenciado por la observación realizada por Rich Eisen, de NFL Network:

Por lo tanto, este partido tiene la posibilidad de dejar una marca en el legado de Mahomes, quien fue apenas el segundo QB en la historia en lanzar para más de 5,000 yardas y 50 pases de anotación. A su vez, Andy Reid buscará cambiar la manera en la que la historia lo recordará, ya que tendrá la oportunidad de borrar la percepción de que es un entrenador idóneo para diseñar esquemas ofensivos prácticamente imparables pero completamente incapaz de liderar a un equipo al campeonato. Para lograrlo, sus Chiefs tendrán que frenar a Andrew Luck y al resto de su ofensiva, tarea que será desafiante, considerando las deficiencias de su defensiva. Luck lanzó la segunda mayor cantidad de touchdowns en el año (detrás solamente de Mahomes) y es el principal candidato a ganar el premio al mejor regreso del 2018, después de superar una lesión en el hombro. Y por si fuera poco, el último encuentro en playoffs entre estos equipos fue un clásico indiscutible, en el cual los Colts lograron la segunda remontada más grande en la historia de los playoffs.

  • Dallas vs Rams (sábado 12, 7:15)

En el primer partido de la ronda divisional con representantes de la NFC, las repercusiones más interesantes podrían involucrar a personas que se encuentran fuera del emparrillado. Por el lado de los Rams, Sean McVay tendrá la oportunidad de complementar su reputación como el nuevo gurú ofensivo con éxito en postemporada, defendiendo así su lugar como uno de los mejores entrenadores de la liga. Además, esta campaña puede representar el primer campeonato de la franquicia en Los Ángeles de la era moderna (llegaron al Super Bowl únicamente en 1979 y lo perdieron), por lo que las expectativas son altas para Jared Goff, Aaron Donald, Todd Gurley y compañía.

En el lado de los Cowboys, el ambiente es mucho más crítico. Durante la temporada escribí acerca de la irrelevancia de Dallas en el nuevo milenio, fundamentada en que han fallado en alcanzar el campeonato de conferencia desde 1995 y tienen un récord de 0-2 en playoffs desde el 2010. La presión sobre Jason Garrett es mayor cada año, y es de esperarse que la paciencia de Jerry Jones se agote en caso de que el equipo no logre un éxito sustancial en el futuro próximo.

Por su parte, Dak Prescott podría estar jugando para ganarse una extensión de contrato, la cual será posible al terminar su tercer año en la liga. Existe controversia alrededor de este tema por las inconsistencias que ha tenido —este año su ofensiva estuvo entre las peores diez en puntos, yardas aéreas y yardas totales por partido— pero un milagro de postemporada podría ser suficiente para convencer a la franquicia de ponerse en sus manos a largo plazo.

  • Chargers vs Patriots (domingo 13, 12:05)

Este partido será el octavo enfrentamiento entre Philip Rivers y Tom Brady, rivalidad que domina el QB de Nueva Inglaterra con un récord de 8-0. En el encuentro del domingo ambos mariscales se verán las caras por tercera vez en postemporada, siendo su primer juego en esta instancia desde el 2008. Si Rivers logra romper su racha perdedora contra Brady, continuará su camino para añadir el único elemento que le falta a su carrera digna del Salón de la Fama: un anillo de Super Bowl. El roster de los Chargers es el mejor que ha tenido a su alrededor desde el 2006, año en el que los mismos Patriots los eliminaron en precisamente la ronda divisional, por lo que el momento para ganar el campeonato es ahora. Como un QB de la misma clase del draft que Eli Manning y Ben Roethlisberger, y que compartió sus mejores años con números a la par de los de Drew Brees, Peyton Manning y Tom Brady, lo único que le falta obtener es el anillo de campeón.

Los Patriots, por otro lado, saldrán al campo con el objetivo de defender su dinastía. Incontables artículos, segmentos de televisión y programas de radio han discutido si este es el final de la hegemonía construida por Brady y Belichick, pero esa rutina la han seguido los medios en repetidas ocasiones, y Nueva Inglaterra siempre ha probado que están en lo incorrecto. Sin embargo, este año las dinámicas de la liga comenzaron a cambiar a nivel general, con los mejores equipos presentando un estilo de ofensiva innovador, cargando talento en la línea defensiva y alterando las reglas del futbol americano situacional. En el 2018, los Patriots tendrán que silenciar una vez más las dudas a su alrededor, con la notable diferencia de que este año para lograrlo será necesario probar que su fórmula para el éxito sigue siendo válida en una NFL que se movió en dirección contraria.

  • Eagles vs Saints (3:40)

La NFL nos va a regalar el domingo la oportunidad de presenciar una vez más a Nick Foles en playoffs, por lo que todo puede pasar. La lógica indicaba que Foles regresaría a su nivel habitual contra la sólida defensa de Chicago, pero en lugar de eso, montó una serie al final del partido para anotar en cuarta oportunidad con 1:01 por jugar, propiciando así la victoria. El QB de la Universidad de Arizona está alterando con cada juego el periodo de agencia libre de la NFL, pues reportes indican que estará disponible al terminar la campaña, y los Eagles esperan un fuerte mercado de equipos interesados en adquirir sus servicios. En caso de que logre una hazaña más y continúe con su espléndido nivel en postemporada, la recompensa por enviarlo a jugar a otra ciudad será probablemente todavía mayor, especialmente por la escasez de oferta de mariscales de campo.  

En cuanto a los Saints, todos los ojos están sobre Drew Brees. A lo largo de su carrera, Brees ha mantenido un nivel excepcional, posicionándose a sí mismo de manera justificada como uno de los mejores mariscales de la historia. En el 2018, rompió el récord para la mayor cantidad de yardas aéreas de la historia e impuso el mejor porcentaje de pases completos con 74.4%, liderando a su equipo al primer lugar de la NFC. Si bien Mahomes probablemente le ganará la oportunidad de recibir el primer premio al Jugador Más Valioso de su carrera, la temporada 2018 de Brees será un punto de referencia en su legado, y está en camino de complementarlo de la mejor manera posible: un segundo anillo de Super Bowl.

Comentarios

comentarios