apagas las notificaciones

¿Qué pasa si apagas las notificaciones de tu celular por un día?

Los investigadores Luz Rello, de la Universidad Carnegie Mellon, y Martin Pielot, de Telefónica, han realizado un pequeño experimento con un grupo de 30 voluntarios a los que han pedido que desactiven las notificaciones de su celular durante 24 horas y han concluido que los participantes “se sintieron menos distraídos y más productivos“, aunque algunos de ellos también aumentaron sus niveles de ansiedad, ya que “se sentían menos conectados con su grupo social“.

Sin embargo, uno de los resultados más destacados del estudio es que cerca de dos tercios de los participantes “mostraron su intención de cambiar la forma en que administran las notificaciones“, una práctica que han seguido manteniendo la mitad de ellos, incluso dos años después de haber realizado el experimento.

Estudios anteriores ya habían mostrado que el hecho de suprimir las notificaciones hace que los individuos se distraigan menos y aumente su productividad. Sin embargo, en dichos estudios la mayor parte de los voluntarios volvía a activar las notificaciones tras el experimento.

Por otro lado, en un estudio realizado por la Universidad de California en Irvine, montaron un ambiente de trabajo ficticio, en donde los participantes debían hacer una serie de tareas de oficina. El objetivo era determinar el efecto de las interrupciones en el trabajo, mediante mensajería instantánea o teléfono.

(Ver también10 tips para usar al máximo WhatsApp)

Sorprendentemente las personas que eran interrumpidas mientras trabajaban no necesariamente se demoraron más en terminar las tareas ni cometieron más errores (en tareas no demasiado complejas), pero tuvieron que pagar un alto costo para lograrlo: sintieron más carga laboral, frustración, presión y estrés.

El celular es por excelencia una gran fuente de interrupciones y todo parece indicar que en el largo plazo prestar atención a sus notificaciones mientras estamos ocupados, produce lo contrario a lo que estamos buscando en ellas: infelicidad. Estamos haciendo más cosas en el mismo tiempo y agregando aún más carga a nuestras ajetreadas vidas.

Comentarios

comentarios