Aaron Rodgers

El modo héroe de Aaron Rodgers

Cerca del final del sexto partido de la temporada regular, Green Bay se encontraba debajo de San Francisco 23-30 con 2:59 por jugar en el último cuarto. Una derrota en Lambeau Field contra unos 49ers diezmados por lesiones, combinado con una victoria de Minnesota un día anterior, habría mandado a los Packers al último lugar de su división, empatados con Detroit. Las posibilidades de que esto sucediera eran teóricamente altas, pero al mismo tiempo eran prácticamente nulas, porque Aaron Rodgers se encontraba al mando de la ofensiva, y como suele demostrar de vez en cuando, tiene un gusto por orquestar victorias de la manera más dramática e inexplicable posible.

En sus últimas dos posesiones, Rodgers tiró 6 pases completos de 10 intentos (sin contar la ocasión en la que azotó el balón para detener el reloj), avanzando 125 yardas con un pase de anotación a Davante Adams para empatar el partido y dejando a Mason Crosby en una cómoda posición para conseguir la victoria con un gol de campo de 27 yardas. Por si fuera poco, la narrativa cobra un valor más dramático al considerar que la última posesión inició con solamente 1:07 en el reloj y sin tiempos fuera para los Packers, y que Rodgers tuvo un acarreo clave por el centro del campo de 21 yardas, aún y con su lesión de rodilla que lo ha inhabilitado durante las últimas jornadas.

Este tipo de juegos son una de las muchas razones por las cuales Rodgers es considerado como el quarterback más talentoso de su generación, y la muestra de partidos que lo justifican es considerablemente larga. En honor a su actuación heroica más reciente, es apropiado recordar los momentos en los que Rodgers salvó a su franquicia con jugadas en momentos clave, buscando encontrar un orden a esta lista de desempeños con nivel de MVP:

5.-Hail Mary contra Arizona, ronda divisional, 2016

El hecho de que esta jugada se encuentre hasta abajo en la lista es un gran indicador de lo que está por venir. El pase de Rodgers para empatar el partido y enviarlo a tiempo extra fue fenomenal, siendo el segundo Hail Mary que completó en poco más de un mes (ya llegaremos al primero). Por sí sola, esta jugada debería de estar más arriba en la lista, pero Green Bay permitió una anotación a Arizona en su primera posesión del tiempo extra, terminando así con el partido. Un improbable empate es menos memorable que una improbable victoria, así que este pase tendrá que conformarse con el quinto lugar de la lista. Sin embargo, vale la pena ver la jugada una vez más, o varias, dependiendo de cuánto te tardes en asimilar la grandeza de Rodgers. El hecho de que haya logrado este pase, rolándose hacia su lado débil, haciendo un giro de 360 grados y con la presión de un liniero defensivo encima, es algo que solamente alguien de su calibre puede hacer:

4.- Anotación de 50 yardas contra Chicago, semana 1, 2009

Uno de los primeros destellos de la capacidad de Rodgers de surgir justo en el momento adecuado. En la semana inaugural de la que sería apenas su segunda campaña como titular en Green Bay, tomando el lugar del mítico Brett Favre, Rodgers orquestó un regreso estando dos puntos abajo para ganar el partido 21-13 con menos de dos minutos por jugar. Experimentando la presión de una de las rivalidades más feroces de la NFL, requirió de solamente 5 jugadas para obtener el resultado para los Packers. Después de un pase incompleto y dos completos para 16 yardas, la ofensiva alcanzó el medio campo con tiempo de sobra y todos sus tiempos fuera para drenar el reloj antes de ganar el partido, pero Rodgers tenía otros planes en mente, dejando en claro desde el inicio de su carrera que no dudaría en terminar por completo con las esperanzas de sus contrincantes: la siguiente jugada fue un pase de anotación de 50 yardas a Richard Johnson.

3.- Hail Mary contra Chicago, semana 17, 2013

En uno de los momentos más emblemáticos de la carrera de Aaron Rodgers, el mariscal lideró a su equipo para conseguir la victoria sobre los Bears en la última semana de la temporada regular. Jugando de visita en el Soldier Field, los equipos disputaban el campeonato de la división norte de la NFC, por lo que el ganador pasaría a la postemporada y el perdedor tendría que ver el resto de los partidos desde su sofá. El marcador era 27-28 en favor de Chicago, con 45 segundos por jugar. Green Bay tenía el balón en la yarda 48 del rival, y teniendo todavía un tiempo fuera por llamar, fácilmente podría haber buscado ponerse en posición para ganar el partido con un gol de campo. Sin embargo, Aaron Rodgers suele optar por lo llamativo, y decidió mejor definir al campeón divisional con una bomba a Randall Cobb.

2.-Remontada contra Chicago, semana 1, 2018

Para este momento, ya es más que claro que Rodgers tiene el gusto de destruir al rival más odiado de su franquicia. En la primera edición del Sunday Night Football del 2018, los Packers y los Bears se enfrentaron en un duelo que se convirtió en un clásico instantáneo. Este partido tiene de forma especial una narrativa única: Rodgers salió lastimado con más de 9 minutos restantes en el segundo cuarto, con una lesión de rodilla que dejó a todo el Lambeau Field suspirando de preocupación. Como respuesta del otro lado del balón, el recién llegado Khalil Mack tuvo una de las mejores actuaciones defensivas de la historia en su debut con Chicago, consiguiendo una captura de QB, forzando y recuperando un balón suelto, y regresando una intercepción para anotación.

Con su reemplazo DeShone Kizer sufriendo ante la defensiva de Chicago, Rodgers regresó prácticamente sobre una pierna en el tercer cuarto, perdiendo 20-0 contra una de las defensivas más duras de la liga, y a partir de ese momento los Bears se vieron condenados. La defensiva de Green Bay hizo su parte, limitando a Chicago a solamente tres puntos a partir del momento en el que su mariscal titular regresó, pero es imposible no darle el crédito de la victoria a Rodgers. El QB finalizó con un porcentaje de pases completos de 67%, tirando para 286 yardas con tres anotaciones y sin intercepción. Después de salir lastimado, Rodgers no recibió ninguna captura, lideró cuatro posesiones de anotación y terminó el partido con un quarterback rating de 130.7.

1.- Hail Mary contra Detroit, semana 13, 2015

La jugada quinta-esencial de Aaron Rodgers. Este pase fue galardonado como la jugada del año de los ESPYS del 2016 y ganó el premio al mejor desempeño del año en la ceremonia de los NFL Honors. Mitificado como “El Milagro de Motown”, este momento aseguró la victoria para los Packers sobre Detroit después de encontrarse perdiendo 20-0 en el tercer cuarto. Este pase es el Hail Mary más largo en la historia para ganar el partido sin dejar tiempo en el reloj, viajando más de 70 yardas en el aire hasta alcanzar a Richard Rodgers, quien se quedó con el balón entre cinco defensores. Además, fue el inicio de una racha de tres victorias consecutivas para los Packers, suficientes para alcanzar la postemporada.

Comentarios

comentarios