Aaron Donald

Aaron Donald: el mejor jugador de la NFL

En la NFL, es muy fácil dejarse llevar por el atractivo de las ofensivas, pues quienes desempeñan las posiciones de habilidad son los que hacen las atrapadas impresionantes, esquivan defensivos y se encargan de anotar puntos. En su edición 2017-2018, ocho de los primeros diez seleccionados en la lista “NFL Top 100” (en la cual el orden es decidido por los mismos jugadores) fueron ofensivos. De hecho, desde que esta votación se empezó a llevar a cabo en el 2011, nunca ha habido mayoría de defensivos entre los diez lugares más altos, en dos ocasiones solamente un jugador de la defensiva alcanzó este rango y van cinco años consecutivos en los que no hay ni siquiera tres representantes de este lado del balón en los primeros diez lugares.

Sin embargo, en el 2019, el mejor jugador que tiene la liga efectivamente es defensivo, y aunque no recibe la misma atención que sus contrapartes ofensivas, su simple presencia en el campo es capaz de cambiar el resultado de un partido. Su nombre es Aaron Donald, y será una de las piezas claves para definir el Super Bowl.

Antes de comenzar el año, Donald decidió no presentarse en los entrenamientos de los Rams como estrategia para conseguir una extensión de contrato, la cual finalmente recibió una semana antes de comenzar la temporada, convirtiéndose así en el defensivo mejor pagado de la historia. A lo largo de su carrera, el tackle se ha encargado de construir un perfil tan completo que atormenta a los once equipos que lo pasaron en el draft (los mismos Rams seleccionaron antes a Greg Robinson que a él), y de manera especial en el 2019 destruyó por completo el argumento de que los Rams no debían ofrecerle el contrato que deseaba.

El reinante Jugador Defensivo del Año lideró la liga en capturas, consiguiendo un récord personal de 20.5 sacks, y muy probablemente se convertirá en el único defensivo además de J.J. Watt y Lawrence Taylor en ganar dicho premio en dos años seguidos.

Primero, voy a justificar a Donald como el mejor jugador de la liga con números. Además de tener la mayor cantidad de capturas, también fue el líder en tacleadas que terminaron en pérdida de yardas (25), la segunda vez en su carrera que consigue más de veinte. Ningún jugador de la liga presionó más veces al QB rival (tuvo 106 presiones), y fue el único jugador en golpear al mariscal en más de 40 ocasiones. De este rubro, destaca su desempeño en momentos clave, pues lideró la NFL en presiones de QB en el último cuarto o tiempo extra, con 33. Por si todo esto fuera poco, también quedó empatado en cuarto lugar en balones sueltos forzados y tercero en recuperados.

De manera simple, Aaron Donald tuvo estadísticamente su año más sobresaliente después de haber sido reconocido como el mejor defensivo de la liga, alcanzando una dominancia de la línea difícilmente vista antes de parte de un tackle —desde que se empezaron a contar las capturas en 1982, ningún jugador de su posición ha conseguido más en una temporada que él.

Ahora, sigue lo divertido: demostrar el talento de Donald con video. Al ser cuestionado acerca del liniero de Los Ángeles, Bill Belichick lo describió como imbloqueable, opinión que probablemente comparten los linieros de los Saints después de la Final de Conferencia de la NFC. Durante este partido, intentaron en repetidas ocasiones bloquearlo con dos hombres, obteniendo el siguiente resultado:

Donald tiene una habilidad de explosión tan rápida y un manejo del conteo tan exacto que el segundo liniero de Nueva Orleans ni siquiera alcanza a tocarlo en su protección del hueco. Jugada tras jugada, el #99 de los Rams es capaz de crear caos en la bolsa de protección, ya sea forzando al mariscal a hacer un pase incómodo o cerrando la ruta para el corredor. Espero que Donald sea un jugador clave en el Super Bowl, y será muy interesante ver cómo deciden ajustar su esquema los Patriots para bloquearlo —la última vez que se enfrentaron llegaron a cubrirlo hasta con tres linieros. Ahora, Donald está acompañado de una línea formada completamente por jugadores que fueron selección de primera ronda del draft, por lo que si Nueva Inglaterra dedica muchos recursos para detenerlo a él, alguien más podría quedar libre, como Ndamukong Suh o Dante Fowler Jr.

Siempre que pienso en Donald, no puedo evitar recordar el análisis de Robert Mays del partido entre Chiefs y Rams, en el que el liniero tuvo un juego estelar: dos capturas de QB, dos balones sueltos forzados, dos tacleadas y dos asistencias. La idea de Mays es que por más que el partido haya terminado 54-51, las defensivas tuvieron un rol crucial, solamente que de una manera que puede pasar desapercibida. En el estado actual del futbol americano profesional, es cada vez más difícil para las defensivas secundarias mantenerse al ritmo de las ofensivas, gracias tanto al desarrollo de nuevos esquemas como a reglas que facilitan el ataque aéreo. Pero esto no significa que las defensivas estén a merced de sus rivales, pues el punto de cambio ahora es la línea frontal, ya que si esta es capaz de llegar al QB constantemente, puede producir las jugadas grandes que alteran el resultado de un partido, como conseguir un intercambio de balón o sacar al contrario de territorio de gol de campo. Donald epitomiza este pensamiento, y precisamente por eso justificará su lucrativo contrato con un segundo premio al Defensivo del Año.

Tal vez Tom Brady, al eliminar al equipo de Patrick Mahomes, haya vencido al jugador que probablemente terminará en el primer lugar del NFL Top 100 del 2018-2019, pero el domingo 3 de febrero tendrá que enfrentarse al mejor jugador de la liga, y esta vez sí lo tendrá frente a él en el campo de juego.

Comentarios

comentarios