El Rey de la Fiesta

El Rey de la Fiesta

Si tuvieras la oportunidad de cambiar tu identidad, ¿lo harías?

El Rey de la Fiesta es una pelicula mexicana que se estrena este 20 de enero gracias a Cinépolis Distribución y nos trae una premisa que pareciera ya la hemos visto en el cine en comedias ligeras provenientes de Hollywood o hasta de nuestro país, pero no.

En esta ocasión, la cinta escrita y dirigida por Salomón Askenazi (quien cuenta en su curriculum con trabajos como Ocean Blues y Dos Veces Tú) nos presenta la historia de Héctor, un hombre de cincuenta años dedicado a la arquitectura, que vive una crísis de identidad al darse cuenta de que está aburrido de su trabajo y que su familia apenas lo soporta. Rafael, su hermano gemelo, es su socio y su opuesto total, relajado, excentrico, se niega a sentar cabeza y sigue de fiesta perpetua. Cuando Rafael tiene un accidente aereo en un viaje al que no le avisó a nadie, Héctor decide hacerse pasar por él para poder vivir una nueva vida. Así, poco a poco se libera de sus ataduras, descubre lo que su familia realmente piensa de él, comienza a sentirse más libre pero toda acción tiene una reacción y las consecuencias de este intercambio de identidad comenzarán a salir a la luz.

El electo actoral está constituido por Giancarlo Ruíz, Daniela Bascopé, Paulette Hernandez, Juan Carlos Colombo, entre otros.

El inició del Rey de la Fiesta, tiene un audio del filósofo Alan Watts, que nos va adentrando al mundo que conoceremos de estos gemelos y hace que cambie de tono el trabajo de Askenazi.

La película es una lucha constante del protagonista por romper los patrones que la sociedad le dicta, viviendo una dualidad y tratando de lidiar con ella llegando a momentos en los que la realidad se le va de las manos. Hay que poner atención en las acciones que hace en su mente el protagonista (dichas escenas son en una casa desholada) para entender lo que esta viviendo y aqueja a su mente.

Ahora bien, regresando a la pregunta que te realice al inicio, ¿cambiarías tu identidad?

Texto: Etto Santana
 

Comentarios

comentarios