Compartir
las mejores frases de oscar wilde

Las mejores frases de Oscar Wilde

Oscar Wilde murió en la indigencia en París, después de haber pasado dos años realizando trabajos forzados por sodomía. Su única novela, ‘El retrato de Dorian Gray’, fue blanco de durísimas críticas. Calificada de inmoral, nauseabunda, afeminada y sucia, la novela ha pasado la prueba del tiempo y ha llegado a nuestra época siendo un éxito total de la literatura.

Wilde, quién falleció el 30 de noviembre de 1900, nos dejó algunas de las mejores frases de la época del Londres victoriano, que después, han servido mucho a la humanidad, para entender el ambiente social, político y cultural de aquella clásica época.

A continuación, las mejores frases de Oscar Wilde.

  • A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.
  • Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.
  • Un hombre puede ser feliz con cualquier mujer mientras que no la ame.
  • Sé tú mismo, el resto de los papeles ya están elegidos.
  • Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas.
  • Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche.
  • La vida es demasiado importante como para tomársela en serio.
  • Estoy harto de las mujeres que aman. Las mujeres que odian son mucho más interesantes.
  • La gente tiene una insaciable curiosidad por saber todo, excepto todo aquello que vale la pena saber. Cuando la gente está de acuerdo conmigo siempre siento que debo estar equivocado.
  • Experiencia es el nombre que damos a nuestras equivocaciones.
  • A día de hoy, todos los hombres casados viven como solteros y los solteros, como casados.
  • Me encantan los hombres de más de 70 años: siempre le ofrecen a uno la devoción de su vida.
  • Somos cada uno nuestro propio demonio, y hacemos de este mundo nuestro propio infierno.
  • Los jóvenes quieren ser fieles y no lo son, los viejos quieren ser infieles y no pueden.
  • Ningún hombre es lo suficientemente rico como para comprar su pasado.
  • No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.
  • Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida.
  • Perdona a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más.
  • No me gustan los elogios, y no veo por qué un hombre debería pensar que complace enormemente a una mujer cuando le dice un montón de cosas que no quiere decir.

(Ver también: Las frases más polémicas de Charles Bukowski)

Comentarios

comentarios

Compartir